Hoteles: Ideas, imágenes y decoración | homify Hoteles: Ideas, imágenes y decoración

Hoteles: Ideas, imágenes y decoración

  1. NUEVAS COLECCIONES  2016: Hoteles de estilo  por SINDO OUTDOOR
  2. TORRE BQ : Hoteles de estilo  por vertikal
  3. Sofía Project: Hoteles de estilo  por RAHE arquitectos
  4. Casa Maravilla, Bacalar, Quintana Roo.: Hoteles de estilo  por Manuel Aguilar Arquitecto
  5. Casa Maravilla, Bacalar, Quintana Roo.: Hoteles de estilo  por Manuel Aguilar Arquitecto
  6. TORRE BQ : Hoteles de estilo  por vertikal
  7. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  8. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  9. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  10. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  11. Selina Cancún: Hoteles de estilo  por Andrea Loya
  12. Hoteles de estilo  por homify
  13. CAMBIOS DE TECHOS DE PALMA NATURAL A VIVA PALMA SINTÉTICA.: Hoteles de estilo  por GLOBAL INNOVATION
  14. CAMBIOS DE TECHOS DE PALMA NATURAL A VIVA PALMA SINTÉTICA.: Hoteles de estilo  por GLOBAL INNOVATION
  15. CAMBIOS DE TECHOS DE PALMA NATURAL A VIVA PALMA SINTÉTICA.: Hoteles de estilo  por GLOBAL INNOVATION
  16. CAMBIOS DE TECHOS DE PALMA NATURAL A VIVA PALMA SINTÉTICA.: Hoteles de estilo  por GLOBAL INNOVATION
  17. Hotel L: Hoteles de estilo  por Ramírez Pons Arquitectos
  18. : Hoteles de estilo  por Sakina Interiorismo
  19. : Hoteles de estilo  por Sakina Interiorismo
  20. : Hoteles de estilo  por Sakina Interiorismo
  21. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  22. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  23. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  24. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  25. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  26. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  27. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  28. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  29. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  30. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS
  31. SPA-HOTEL: Hoteles de estilo  por ARQCUBO ARQUITECTOS

Diseño de hoteles

Para disfrutar de una estancia de lujo, los hoteles deben proporcionar mucho más que un simple lecho para el descanso, deben otorgar el ambiente ideal para liberarse del estrés del día a día, del trabajo o simplemente ser un escape de la vida cotidiana. El ambiente creado debe generar una atmósfera ideal para relajarse y tomarse un break de la vida.

Dentro de los requerimientos con que debe contar un hotel se encuentran la comodidad, la higiene, la fluidez, la funcionalidad y la amplitud en todos y cada uno de sus espacios. Hay que tener claro que un hotel no consiste únicamente en recepción y habitaciones, pues hay muchas áreas que hacen que precisamente tanto la recepción como las habitaciones funcionen, y es el buen diseño de estas otras zonas, su discreción y preciso funcionamiento, lo que hace que todo fluya.

¿Cómo lograr que un hotel funcione y además sea atractivo?

No todo se trata de saber administrar los negocios, sino también los espacios. Un hotel funciona cuando los servicios son tan eficientes que simplemente se usan, sin ser percibidos. Así como la luz ideal lo es porque nadie se percata de su perfección sino que simplemente se disfruta, así la funcionalidad y el perfecto diseño de los espacios existen cuando la fluidez se da íntegra, cuando la luminosidad y la amplitud de cada pasillo, de cada habitación, de cada cuarto de servicio, terraza y sala, se disfrutan sin necesidad de ser cuestionadas.

La primera impresión de un hotel ocurre desde su vista a lo lejos, su edificación y su carácter. Dependiendo del estilo de la construcción, éste puede repelernos, enamorarnos o maravillarnos. El cuidado en los detalles es básico, así que por más sencillo que sea un diseño, siempre que se le dé el mantenimiento necesario su impresión será positiva: una serie de floridos y frondosos jardines, unas pulidas marqueterías, interesantes juegos de luces y sombras, ventanas grandes y transparentes y portones fuertes e imponentes son la primera referencia que recibimos, y de ella depende nuestra estancia.

Los edificios hablan, la arquitectura nos cuenta sobre sí misma y sobre quienes la habitan, la cuidan y la mantienen

Al entrar a un hotel, una recepción de aspecto cálido con un ambiente acogedor, amable y limpio es básica. Cierto es que la atención del personal es la que puede lograr cerrar o no el trato de los huéspedes, pero es la atmósfera y la sensación que el espacio produzca la que habrá de convencerlos. Una paleta de colores atractivos, contrastes luminosos y frescos, arte en las paredes, mobiliario confortable, espejos, lámparas, candiles y un sistema de luz y ventilación discreto y preciso pueden enamorar a cualquier visitante desde que se asoma a la puerta.

Por otro lado, las habitaciones deben ser prácticas y cómodas, con ventanas que siempre proporcionen luz natural, ventilación y vistas hacia el exterior: jardines, calles principales y paisajes atractivos a través de las ventanas, de balcones y terrazas son el broche de oro que se le presenta al huésped para vivir la mejor estancia de su vida.

Las habitaciones deben contar con áreas de descanso, específicamente una cama o juego de camas cómodas y limpias, un cuarto de baño amplio con tocador, un gran espejo y una ducha confortable, mucha luz natural y una zona de trabajo y ocio para leer, trabajar, escuchar música o mirar la televisión.

Los restaurantes son prácticamente imprescindibles, pues algunos paquetes de estancia ofrecen desayunos y buffetes en sus promociones, y son además una fuente de ingresos extra para el negocio si abren sus puertas al público en general. El restaurante en un hotel debe tener un acceso amplio y fluido tanto para los huéspedes como para los visitantes locales, y un excelente plus es ubicarlo frente a las zonas de ocio y diversión como jardines, piscinas y patios pero siempre resguardando la privacidad de los huéspedes.

¿Qué aspectos deben considerarse para el diseño de un hotel?

El primer aspecto a considerar es la ubicación del edificio. Debe ser un sitio reconocido como zona hotelera, o bien, convertirse en la novedad de un lugar turísticamente atractivo. Su acceso debe ser fácil y conectarse con las vialidades principales de la región, así como tener una comunicación cercana con atractivos naturales, zonas comerciales y de servicios y aeropuertos o centrales de autobuses, recordemos que se trata de ofrecer comodidad a los huéspedes en todos los sentidos.

El segundo aspecto es la funcionalidad del edificio y su concepción como un todo integral en donde cada área, uso y actividad se convierta en una pieza de engranaje precisa y perfecta.

Las áreas de servicio, infraestructura e instalaciones son indispensables, y la logística de todo el conjunto debe complementarse con un diseño arquitectónico de interiores eficiente y práctico. Esto significa que los cuartos de servicio como lavanderías, calderas y centros eléctricos deben ubicarse lejos de la vista de los huéspedes pero lo suficientemente cerca para atender cualquier imprevisto y mantener las áreas públicas en perfecto estado.

Asimismo, estas áreas deben estar comunicadas con amplios corredores evitando en lo posible la sensación de estrechez y oscuridad, debe optimizarse la luz natural así como la ventilación cruzada y aprovechar las vistas alrededor del edificio.

Finalmente, el tercer aspecto es el diseño, el carácter arquitectónico o estilo del conjunto, el cual debe respetarse y reflejarse en cada detalle. Si al hotel le interesa captar huéspedes empresarios, su estilo tenderá a ser sobrio y contemporáneo; si en cambio su interés es el turismo regional o ecológico, algo de corte tradicional y clásico es ideal. Por otro lado, el estilo moderno, industrial y ecléctico puede marcar un mercado de altos ingresos, o bien formas sinuosas y detalles orgánicos, de aire casual y desenfadado pueden ser una excelente opción para hoteles en zonas tropicales y cálidas.

Todo hotel tiene el compromiso de ofrecer la máxima calidad en sus servicios, comenzando por la pulcritud y precisión en sus espacios y funciones, y cada espacio, cada sala, cada habitación y terraza, deben concebirse para ser disfrutados, para ser recorridos y quedar grabados en la memoria de sus visitantes.