CASA M

Texto por Ana Guerrerosantos

La propuesta para la Casa M, residencia unifamiliar para una pareja de adultos que recibe constantemente la visita de sus hijos y nietos, es una estrategia para la búsqueda de la reconciliación entre hombre y naturaleza.

El solar se ubica al borde de un río de temporal, con una vista directa e inmejorable del emblemático bosque de Los Colomos, en los suburbios de la ciudad de Guadalajara. Estas singulares circunstancias obligaron a la concepción de un esquema en donde todos los recintos habitados disfruten de tan espectacular vista, provocando la permanente contemplación del arbolado.

El proyecto surge desde un sótano con espacio para cuatro automóviles en un planteamiento usual de la firma por ubicar al hombre encima del automóvil, y que aloja también los espacios de servicio y una escalera que lleva exactamente al mismo punto conductor de la puerta de acceso principal (se ha dejado espacio para instalar eventualmente un elevador que comunique los tres niveles de la vivienda).

La planta baja se articula desde el acceso que discurre en un corredor o galería que comunica todos los espacios: cocina, comedor, estancia, terraza y recámara principal, logrando que éstos disfruten de la espléndida vista ofrecida por el bosque y gocen por tanto, de los beneficios de la disposición al Oriente. Los servicios, escalera, medio baño y estudio, han sido estudiados para servir de tamiz al Poniente.

La planta alta alberga espacio para una recámara de visitas –ubicada exactamente arriba de la principal-, lo cual duplica las bondades de la vista y provoca una doble altura en el área de la sala – comedor. Se ha dejado espacio para la construcción de una tercera recámara, de llegar a ser requerida en un futuro.

La propuesta plástica aduce pulcritud, transparencia y rigor geométrico para transformar ladrillos, piedras y demás materiales constructivos en silencio y protección para esta singular pareja, con la esperanza de hilvanar un discurso arquitectónico que llegue a convertirse en su hogar permanente; un observatorio de ese natural paisaje inmerso en la ciudad; y una morada lo suficientemente acogedora para navegar, en fijo, durante la noche bajo las estrellas.

Se propone una simplicidad estética, contemporánea, que reacciona al exceso de signos y mezcla de lenguajes en las arquitecturas previamente propuestas en esta zona de la ciudad. Es la idea de un modelo habitacional con la conciencia de un universo antrópico donde las palabras omisión, reducción y simplificación, son claves para entender el planteamiento plástico.

Todo el proyecto se dirige a enfatizar un sólo fenómeno: la percepción de conectividad del bosque de Los Colomos con cada punto del interior y la iluminación natural del espacio puro, por lo que se propone la eclosión de una arquitectura apropiada para esta ciudad, en su momento actual.

La casa entera se planta frente al jardín y al bosque. Desde la terraza a doble altura se pueden apreciar los cambiantes tonos de luz retratados en la cortina de árboles, aporticamiento de la fachada que otorga la sensación de levedad a todo el volumen que mira transcurrir el tiempo desde una privilegiada ubicación para sus habitantes.

Fotos similares
Comentarios

Solicita Cotización

Correo Electrónico inválido
Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.