Garajes dobles: ideas, diseños e imágenes | homify Garajes dobles: ideas, diseños e imágenes
Error: Cannot find module './CookieBanner' at eval (webpack:///./app/assets/javascripts/webpack/react-components_lazy_^\.\/.*$_namespace_object?:3654:12) at at process._tickCallback (internal/process/next_tick.js:189:7) at Function.Module.runMain (module.js:696:11) at startup (bootstrap_node.js:204:16) at bootstrap_node.js:625:3

Garajes dobles: ideas, diseños e imágenes

Garaje doble

Un garaje modular o doble es un espacio que está distribuido para albergar dos autos. Por lo general, estas edificaciones son cerradas con cubierta, muros y portones, y cada módulo puede contar con su propio portón o bien con uno grande compartido de dos hojas.

Características:

-Se localizan al frente o en la parte posterior de las viviendas, por lo que su diseño puede integrarse al proyecto general de la residencia, considerando que se trata de una construcción cerrada.

-Se conectan con el interior a través de una puerta de servicio que vaya hacia la cocina o el cuarto de lavado o se comunica con la puerta principal de la residencia por medio de algún sendero y pueden rodearse de jardín.

- Pueden tener varios usos: dejando un auto afuera mientras se utiliza uno de los módulos como taller o centro de trabajo, incluso como punto de reunión.

Materiales de construcción de un garaje doble

Al ser cerrados, los garajes deben construirse con estructuras resistentes y sólidas, seguras para resguardar en su interior tanto autos como herramientas de trabajo y otro tipo de vehículos, y también para albergar en algún momento una linda terraza en la cubierta. Algunos de los materiales más comunes son:

Concreto armado: es el tipo de construcción más común, consiste en zapatas y posiblemente losa corrida, muros laterales, ya sea que alguno forme parte de la vivienda o sea independiente, y una losa de cubierta armada. Este tipo de construcción debe recibir los revestimientos adecuados de aislamiento e impermeabilización para evitar daños y fugas al interior.

Acero: para un estilo contemporáneo o industrial, una estructura de acero aparente es una buena opción. La cubierta consiste en láminas de acero acanalado, con la pendiente correcta, asentadas sobre trabes de acero perfectamente moduladas. Los muros pueden construirse de bloque de concreto, acero, ángulos de aluminio y tablarroca, tridipanel o hasta de policarbonato.

Madera: una estructura de madera le viene bien a todo. Una serie de columnas bien asentadas sobre las zapatas de cimentación puede cargar tijerales, en caso de que se construya una cubierta a dos o más aguas, o bien trabes horizontales para una losa plana. La cubierta se arma colocando tablones o triplays sobre los barrotes del techo y después se impermeabiliza y aisla. Los muros pueden ser también de madera y, lo interesante de esto, es que puede aprovecharse la estructura para darle una apariencia a la madera según el acabado deseado, que puede ser rústica, moderna o hasta minimalista.

El cuidado en la cimentación

Al ser una construcción modular independiente a la casa, aún cuando se utilice alguno de sus muros para delimitar, debe tenerse especial cuidado en la cimentación y considerar varios puntos:

- El material de construcción: no se requiere el mismo cálculo estructural para la cimentación de una construcción de concreto armado que para una de ladrillo, de material ligero o de madera, el cálculo dependerá del peso de cada tipo de material.

- Dimensiones: si se quiere un garaje a doble altura, deberá considerarse una zapata corrida para cargar el doble del peso del material en los muros.

- Las zapatas: pueden ser de concreto armado o bien de mampostería, no deben ser menores a 60 centímetros de profundidad y deben recibir el anclaje de los muros de la forma más monolítica posible.

- Peso de cubierta: si el techo tendrá la función de una terraza o roof garden, deberá considerarse el peso que habrá de cargar para calcular la estructura de la losa de entrepiso y, por supuesto, de la cimentación, que es la que soporta todo.

Estilos y diseños de un garaje doble

El estilo de un garaje depende absolutamente de tus gustos y del estilo de la vivienda misma. Si ya cuentas con una casa perfectamente detallada en un estilo preciso, procura que el nuevo garaje se adapte al diseño integrando las cubiertas, el color y material de los muros y los portones. Algunos ejemplos son:

Rústico: un garaje con muros de mampostería en piedra natural o bien de ladrillo rojo de barro puede lucir genial si integras portones de herrería en color negro.

Contemporáneo: muros de concreto con acabado liso y pintado en colores claros, portones de cortina de acero o de herrería simple en listones horizontales o algún patrón vertical puede ser una buena opción.

Industrial con madera: paredes revestidas en listones de madera de reuso, una cubierta con pretil de madera y salidas de agua en canaletas de PVC o de acero inoxidable. Los portones pueden ser de herrería sencilla y elevarse manualmente o con motor.

Tradicional: una construcción de bloque revestido con textura rústica, con un techo a dos aguas protegido con teja de barro y portones levadizos de lámina decorativa es un clásico que siempre luce bien.

Importante: ya sea que estés planeando el proyecto de tu residencia completamente o bien que quieras integrar el garaje doble a la vivienda en donde ya habitas, es indispensable que te acerques a un despacho de arquitectura y construcción para optimizar recursos y lograr un diseño armónico y una edificación segura.

Costos y tiempos de construcción

El costo de cualquier tipo de edificación depende absolutamente de las dimensiones y de los materiales utilizados, además de los acabados elegidos, si se quieren revestimientos especiales, texturas complicadas o estructuras aparentes y decorativas.

Los costos pueden ir desde 6000 pesos hasta 12000, incluyendo cimentación, material estructural, acabados, instalaciones eléctricas, hidráulicas y mecánicas, cubierta, impermeabilización, aislamiento en pisos y muros, pintura o revestimientos, ventanas en caso de requerirse y puerta peatonal. El costo de los portones puede considerarse aparte, pues son piezas que se venden por separado y a medida, de diversos materiales y calidades.

Licencias y permisos

Como cualquier tipo de construcción residencial, la obra requiere de un permiso o licencia de construcción otorgado por el Departamento de Catastro o Administración Urbana de tu localidad.

Si se trata de una construcción menor a 60 metros cuadrados, el trámite es sencillo y el costo es menor, se necesita únicamente un croquis de la construcción y explicación de los detalles.

En caso de ser una edificación mayor, se necesita presentar un proyecto ejecutivo con responsable de proyecto y de obra, así como cubrir el costo dependiendo de la superficie. Puedes consultar más datos, estos son los requisitos legales que debes saber antes de realizar una construcción.