Puertas principales: ideas, diseños e imágenes | homify Puertas principales: ideas, diseños e imágenes
Error: Cannot find module './CookieBanner' at eval (webpack:///./app/assets/javascripts/webpack/react-components_lazy_^\.\/.*$_namespace_object?:3566:12) at at process._tickCallback (internal/process/next_tick.js:189:7) at Function.Module.runMain (module.js:696:11) at startup (bootstrap_node.js:204:16) at bootstrap_node.js:625:3

Puertas principales: ideas, diseños e imágenes

Puertas principales

Las puertas principales son las que protegen los interiores de una vivienda del clima exterior, además de que resguardan a sus habitantes y bienes materiales. Por ello, su diseño, material y ante todo, seguridad es indispensable.

Características de las puertas principales

- Son de diseño con estilo muy específico ya que forman parte de la fachada principal del edificio. 

- Pueden elaborarse con diseños personalizados. 

- Sus materiales deben ser muy resistentes, durables y seguros. 

- Deben contar con cerrojos y pasadores de seguridad.

Además:

- Pueden acompañarse de una segunda puerta de herrería como complemento estético y de seguridad. 

- Si cuentan con vitrales o zonas de cristal o acrílico, deben ser de alto calibre y de preferencia protegidas con alguna rejilla de acero o herrería.

Partes que componen una puerta principal

- Hoja de la puerta: puede ser de madera, acero, fibra de vidrio, PVC, aluminio o cristal. 

- Bisagras: pueden ser dos, tres o cuatro, y sencillas o de seguridad dependiendo del tipo de puerta. 

- Anclajes al marco o quicio: esto puede incluirse en las puertas de seguridad, pero es recomendable también para las principales. 

- Manija: el elemento para abrir o cerrar la puerta. 

- Cerrojo de seguridad con su protector para la llave. 

- Marco o quicio: es la pieza que rodea a la puerta y que va anclada al muro en donde se inserta la pieza, por lo general es de madera sólida o de acero.

Tipos de puertas principales o frontales

Puertas individuales: son de una única hoja, cuentan con las partes ya descritas y suelen tener diseños atractivos de paneles de madera o bien de acero, con altos y bajorrelieves. Su abatimiento debe girar hacia adentro y de preferencia invitando a entrar hacia el espacio más abierto del vestíbulo.

Puertas individuales con vitrales laterales: el quicio se compone de un marco que se extiende hacia los costados de la puerta, integrando piezas estrechas del mismo material de la puerta y con ventanales o vitrales para permitir la entrada de luz natural e iluminar el acceso.

Puertas dobles: esta puerta se conforma de dos hojas cuyo abatimiento es opuesto, abriéndose hacia los laterales y dejando una entrada amplia e iluminada. Suelen ser de diseños muy atractivos e integrales al estilo de la fachada.

Puertas arqueadas: por lo general sus diseños son exclusivos y personalizados, pueden ser de una única hoja o bien de dos, en cuyo caso la apariencia suele ser majestuosa y muy elegante.

Puertas de vidrio o con vitrales: son de diseño clásico o bien contemporáneo, dependiendo de las formas de los cristales o vitrales. Lo ideal es que en las puertas delanteras se permita cierto nivel de visibilidad y entrada de luz natural, pero sin poner en riesgo la privacidad e intimidad de los interiores.

¿Cuáles son los mejores materiales para las puertas frontales?

Madera: es el material de las puertas por excelencia. Su flexibilidad, resistencia, durabilidad y virtud aislante lo hacen manejable, presentable y con un gran abanico de precios, estilos y diseños. Para mantenerla en buenas condiciones, es indispensable darle mantenimiento una vez al año, esto hace que su costo incremente.

Acero: por seguridad, son la mejor opción. Hay puertas de acero que se conforman de un par de placas en cuyo interior se coloca una hoja de fibra de vidrio como aislamiento a la temperatura, o bien una pieza monolítica y sólida. También las hay de madera recubiertas con una placa de acero en una sola cara de la pieza.

Fibra de vidrio: existe gran cantidad de diseños, formas, estilos, es resistente al clima, la humedad, la corrosión, y aunque no es muy resistente, puede protegerse con una placa de acero en una de las caras para aumentar su resistencia.

Instalación de la puerta delantera

En algún momento de la vida de una vivienda, es posible que sea necesario reemplazar la puerta principal, ya sea porque su resistencia se ha perdido, porque se lastimó tras algún golpe o simplemente porque su apariencia ya no es atractiva o ya no luce en la fachada. En este caso, es importante que te pongas en contacto con un experto en puertas para ayudarte en desmontar e instalar la nueva pieza de una manera profesional, sin poner en riesgo la seguridad de tu casa. Recuerda que una puerta principal es el resguardo de los tuyos.

Reemplazo de una puerta principal:

- Para tener el reemplazo correcto, debes medir la puerta vieja. Si se trata de una medida estándar, no debe haber problemas al adquirir la nueva, pero aún así siempre hay que hacer adecuaciones tal vez en la parte inferior si acabas de instalar un piso nuevo, o bien en los costados y arriba si has cambiado el marco.

- Es muy importante cambiar el quicio, pues las bisagras ya estarán gastadas y habrán perdido parte de su flexibilidad. En caso de que cambies estas piezas o las anclas de la puerta anterior, no puedes volver a utilizar los huecos en el marco, debes deshacerte de él e instalar uno nuevo, por seguridad.

- Aísla con marquetería delgada y con material de esponja o bien con silicón especial, el espacio en donde se asienta la puerta al cerrar, así evitarás fugas de aire acondicionado y entradas de frío, calor, polvo e insectos.

Opciones de seguridad para una puerta principal 

Puedes aumentar la seguridad de la puerta delantera de tu hogar con las siguientes opciones:

1. Integrando una hoja de acero sobre la cara interna, en caso de que la pieza sea de madera o de fibra de vidrio. 

2. Complementar con una segunda puerta que abata hacia el exterior, de herrería o de acero en forma de rejilla para permitir la visibilidad del diseño. 

3. Instalar anclajes y bisagras de seguridad a la puerta, desde el quicio hasta el material constructivo del muro de soporte. 

4. Cerrojos y pasadores de seguridad: cuentan con dos o más barras de acero que atraviesan la puerta en sentido horizontal y vertical hacia el quicio y el muro. 

5. Cerrojos electrónicos: por medio de un sistema de cerrado automático, permiten su apertura únicamente con huellas digitales o con claves electrónicas.