Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de Privacidad y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

homify 360°: Proyecto Internacional – La Fábrica, reviviendo a la mole

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

La era de la industrialización y el progreso ha dejado tras de si una estela de explotación humana y espacial entre sus sucias nubes de contaminación y esperanzas rotas. ¿El mejor ejemplo? las ciudades al Norte del Inglaterra tales como Sheffield o la prominente Manchester que se destacó por el completo abandono de estos obscuros lugares, espacios vacíos y futuros desolados.

En la posmodernidad se busca, más allá de su indiferencia, el mejor aprovechamiento de estos cuasi-embrujados espacios para tornarlos en lugares bellos, habitables, funcionales y singulares. De ahí la invención del Loft y, cuando el inmueble sobrepasa los clásicos esquemas cuadrados, en moles a ser revividas por una infinidad de visiones y usos.

Este es el caso de La Fábrica, una mole cementera en desuso que el Arquitecto Catalán Ricardo Bofill supo ver más allá del abandono y la transformo en una ensoñación de la belleza. Y en homify quisimos recorrer, tras su renacimiento, esta transpolación de la modernidad a la posmodernidad.

En el pasado

Cuenta el Arquitecto Ricardo Bofill que en 1973 se topa con una fábrica cementera en desuso a las afueras de Barcelona que se alzara como complejo industrial de principios de siglo, conformada por más de 30 silos, galerías subterráneas y enormes salas de maquinaria.

Sin embargo, pensando en la Arquitectura como una extensión del ser humano, el ojo del profesional es capaz de visualizar más allá de lo evidente por lo que supo en ese momento que esta gran mole moribunda fluía una vida más allá de la funcionalidad limitante.

El denominado ’Taller de Arquitectura’ es el equipo internacional del Arquitecto fundado en 1963 para el desarrollo de proyectos en las disciplinas de diseño urbano, arquitectura, diseños de parques y jardines y diseño de interiores que consta entre sus filas con arquitectos, ingenieros, sociólogos y filósofos. Dicho Taller encontraría residencia, al igual que el propio Arquitecto en La Fábrica.

De complejo industrial a complejo urbano

Considerando el tamaño del inmueble, dos años que tomaron los trabajos de remodelación son realmente pocos para lograr revivir una construcción parcialmente en ruinas cual sueño surrealista entre escaleras a ninguna parte, estructuras gigantescas de hormigón reforzado, restos de maquinaria y hierro colgante así como más que amplios espacios en el silencio ensordecedor y fascinante.

Si lo pensamos bien, revivir algo forzosamente incluye destruir algo, pensemos en el proceso de reanimación de un ser humano que trae consigo fracturas en el torax, si el cuerpo pasa por tal tortura, una edificacion imponente también debe hacerlo sobre todo en estos tiempos de modernidad que implican la destrucción del mundo y la subsecuente construcción sobre sus cenizas. De esta forma, se demolió parte de la estructura de la antigua planta industrial que descubrió a su paso nuevas formas escondidas en el camino hacia la belleza albergada en el hormigón.

Posteriormente se llevó a cabo la definición de los espacios, limpios de cemento y rodeados de nueva vegetación, se preservan ocho silos que se convierte en oficinas, un taller de maquetas, salas de archivos, una biblioteca, una sala de proyección y un espacio de enormes dimensiones denominado La Catedral.

La Catedral

En el pasado, las denominadas Catedrales Góticas se erguían como una conjunción de saberes y disciplinas en un equilibrio que, sin embargo, brindaba conocimiento a la comunidad y la impulsaba a cuestionar a través de los detalles que le componían, desde las criptas laberínticas, las esculturas que rodeaban pasando por los rosetones y hasta el diseño en el árbol de la vida.

De esta forma, quizá se pudiera pensar que, así llamada La Catedral en La Fábrica, un espacio donde diversas actividades culturales se llevan a cabo en relación con el Taller de Arquitectura y sus diferentes disciplinas tales como exposiciones, conciertos, presentaciones, etc. busca presentarse como ese espacio cuestionador de monumentales dimensiones y sus elementos como metáforas del pasado tales como las antiguas tolvas de la cementera que penden como grandes crucifijos sobre las mesas de reuniones, al mismo tiempo que se abre el espacio gracias a sus ventanales de grandes dimensiones que conectan con el jardín.

La Residencia

Dado que la Fábrica es un espacio laberíntico, brinda mucha tela a re-trabajar y proponer sin interrumpirse mutuamente. Tal como establecería el autor, el lujo es el espacio.

Y es en uno de estos espacios donde el Arquitecto emplaza su residencia cuya vista se puede apreciar en la imagen.

De esta manera en el interior se mezcla el aspecto brutalista de la construcción original con una estética romántica a través de ventanales de inspiración gótica y largos cortinajes en tonos blancos como lienzos para el desarrollo del diseño más actual.

El jardín

El jardín rodea la gran mole que se viste de eucaliptos, olivos, cipreses y palmeras como prueba, contrario a la tiranía de Robert Moses, que la imaginación no está peleada con la funcionalidad y el proceso de transformación puede incorporar nuevas funciones sin dejar a un lado la persecución de la belleza.

Si lo tuyo son los jardines mágicos, checa el trabajo de este profesional Mexicano que hace de la naturaleza su mejor herramienta más allá de lo estético.

Belleza sigue función

El proyecto de rehabilitación incorpora y conversa con distintos lenguajes arquitectónicos tales como elementos inspirados en el gótico civil catalán, elementos surrealistas que se erigen como homenaje al pasado industrial del edificio que conviven entre la modernidad y la postmodernidad en la presencia del mobiliario de alta tecnología.

Así, La Fábrica es una obra maestra del renacimiento de la mole a través de la belleza oculta y suspendida en el tiempo; paradoja del minimalismo y la modernidad, construye sobre ruinas pero se ayuda de las mismas para sobrecoger nuestros sentidos en su monumentalidad abogando por el espacio y lo bello más que la función y los límites.

¿Qué te ha sorprendido más de este proyecto de revitalización? Comparte tus comentarios con nosotros en nuestro foro-debate
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!