Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de Privacidad y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Antes y después: de molino a casa estilo loft

Yadira Espinoza – homify Yadira Espinoza – homify
Google+
Loading admin actions …

Un antiguo molino declarado edificio histórico es convertido en una lujosa y atractiva residencia para cuatro familias, donde el pasado y el futuro se dan la mano. Datado del siglo XVIII, comenzó siendo una curtiduría, aunque varias décadas después, en 1856, sufriría una transformación que lo convertiría en un molino tradicional. Fue hasta el siglo XX cuando abandonó sus funciones artesanales para cumplir diversas cometidos, entre los que destaca un restaurante de comida popular famoso en la zona. 

Su carácter de edificio protegido permitió que se mantuvieran muchos de los rasgos de su pasado, pero para adaptarse a los nuevos tiempos,  y a su nueva función, eran necesarias algunas reformas. Nos marchamos hasta el corazón de Alemania para descubrir la transformación de este monumental edificio en medio del campo en una vivienda con aires urbanitas y estilo loft.

Una visión general

Este recinto de piedra, rodeado de una naturaleza salvaje, destaca por su tamaño: su disposición gira en torno a un patio donde se distribuía el antiguo molino, una pequeña vivienda y la zona de animales, con graneros y establos. Los trabajos de remodelación se llevaron a cabo en dos fases:

- En la primera, se reformó el último piso del edificio principal, que consta de dos casas contiguas. 

- En la segunda y última fase de la construcción, se terminó de rehabilitar el resto de la casa antigua.

De cerca

Cuatro familias viven en hoy en las instalaciones del antiguo molino que hoy se ha remodelado buscando la modernidad, pero también la eficiencia ecológica. En la fachada, se cambiaron los marcos de las puertas, modificando su color, que ahora es azul, y mejorando el aislamiento de la vivienda.

Antes: mucha madera

Descubrimos el interior de este molino y los rasgos de su pasado: hélices y herramientas antiguas, mucha madera y un ambiente rural acorde a la naturaleza que rodea el ambiente. Las escaleras que conectan los diferentes niveles de la casa tienen una potente presencia, donde de nuevo encontramos el material estrella de este antiguo molino: la madera. Veamos como todo esto cambió…

Después: mucha luz

Se mantienen algunos de los elementos de madera que veíamos en la imagen anterior, y otros que estaban ocultos tras la cubierta de madera: las vigas. La principal transformación tiene mucho que ver con la luz, que es la verdadera protagonista de la sala. Se han tirado tabiques, abierto el techo y construido tragaluces, así como también las escaleras tienen ahora una construcción más ligera. En lo alto, las hélices de las antiguas estructuras del molino se mantienen como una huella del pasado que es pura decoración historicista en este interior moderno e industrial, que parece llevarnos al corazón de Manhattan, con sus lofts bohemios.

La cocina

El espacio que veíamos en la imagen, corresponde a una amplia y moderna cocina. Ahora la vemos desde otra perspectiva: el estilo industrial se mezcla con puntos de color, que sirven de contraste al predominio de los grises y los crudos. Lo más llamativo es la pared amarilla, pero el comedor también aparece coloreado con sus sillas de diferentes tonos. El efecto es un interior desenfadado y agradable.

Un dormitorio fucsia

Si en la cocina nos encontrábamos un volumen amarillo, en el interior de uno de los dormitorios, lo que salta a la vista es una pared y un falso techo en color fucsia. Una mezcla de modernidad con el revestimiento en rosa,  con el ladrillo visto de la pared de en frente, consigue un ambiente ecléctico, donde el minimalismo de la decoración, apenas una cama, contrasta con el ambiente retro que consigue el muro de ladrillo.

El cuarto de baño

En el dormitorio principal encontramos un baño incorporado, que sigue la línea de la habitación, aunque prescindiendo del fucsia. Aquí también se juega con la luz y se busca crear ambientes ligeros, donde el vidrio tiene un papel importante. En este caso, separa la zona de ducha del resto de áreas del baño.

Un dormitorio infantil

Los colores estridentes tampoco podían faltar en el dormitorio destinado a los niños. Se ha aprovechado una zona abuhardillada para crear un dormitorio lleno de luz, donde se han incorporado elementos del edificio antiguo, las vigas, con revestimientos más actuales, como la pared enlucida en gris o el suelo laminado.

Antes: un piso de abajo compartimentado

Antes de la reforma nos encontrábamos una planta baja con habitaciones pequeñas y no muy acogedoras. El techo había cubierto las vigas de madera de la estructura original, creando habitaciones sin encanto, pero con mucho potencial oculto.

Después : un espacio luminoso

Tras la reforma, al bajar la ligera escalera no hallamos un espacio oscuro, sino un área llena de luz e intercomunicada, donde se ha rescatado lo mejor de la construcción antigua -las monumentales vigas de madera- eliminando lo que sobraba: los tabiques. El resultado poco tiene que ver con lo anterior. Aquí hay pocas cosas que nos recuerden el pasado rural de la finca, puesto que lo que vemos es un interior moderno, con un concepto muy actual del espacio. 

Hasta aquí nuestro paseo por este molino reformado. Si quieres ver más sorprendentes reformas échale un vistazo a estos libros de ideas:

- Antes y después: de granero a casa en la montaña

- Antes y Después: Ecológicamente amigable Casa de Madera en Turmberg

¿Qué te pareció este Antes y después? Te gustaría transformar tu casa?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!