6 fáciles tips para reparar tus puertas de madera | homify | homify
Error: Cannot find module './CookieBanner' at eval (webpack:///./app/assets/javascripts/webpack/react-components_lazy_^\.\/.*$_namespace_object?:3566:12) at at process._tickCallback (internal/process/next_tick.js:189:7) at Function.Module.runMain (module.js:696:11) at startup (bootstrap_node.js:204:16) at bootstrap_node.js:625:3

6 fáciles tips para reparar tus puertas de madera

Ericka Russian Sifontes Ericka Russian Sifontes
Puertas y ventanas modernas de Timberplan Moderno
Loading admin actions …

La ventaja de una puerta de madera es que nunca pasan de moda y pueden ir bien con casi cualquier estilo de diseño del hogar. Sin embargo estas pueden ser muy costosas, sin mencionar el impacto ambiental por el uso de madera.

Una sencilla solución es renovar las puertas de madera que ya estén en el hogar o que sean adquiridas de segunda mano. Con estos sencillos pasos es posible hacer que luzcan como nuevas.

Necesitarás: Destornillador, cepillo de lija, lija de papel o lijadora eléctrica, masilla, pistola selladora o espátula blanda, brocha, barniz, pintura, poliuretano, paños suaves y limpios, tapabocas.

Paso 1. Retira la puerta del marco y quita los accesorios

En primer lugar, debes retirar la puerta de su marco y disponer de un espacio donde puedas trabajar en ella más cómodamente.

En este momento también debes decidir si quieres cambiar las bisagras que la sujetan al marco, renovarlas, o simplemente dejarlas tal y como están.

Si deseas dejar las mismas bisagras, entonces puedes valerte de un destornillador o alguna herramienta que te permita retirar a presión el pasador o perno. Pero si deseas cambiarlas, entonces procede a destornillar las bisagras del marco.

También debes retirar todos los accesorios de tu puerta, tales como perilla, aldaba, mirilla, o buzón, decidir si deseas dejarlos en el mismo estado, adquirir unos nuevos, o restaurarlos. La idea es que estos accesorios combinen bien con el nuevo acabado que le darás a tu puerta.

En caso de ser una puerta pesada recuerda pedirle ayuda a alguien más, a fin de que puedas mover más fácilmente.

Se recomienda un lugar abierto y con sombra, donde la puerta no reciba luz del sol pero donde quepa fácilmente y te puedas mover libremente. Idealmente debería estar ubicada horizontalmente sobre dos caballetes.

Paso 2. Lija la puerta

Para este paso necesitarás una herramienta para lijar: puede ser un cepillo para lijar, lijadora eléctrica, o papel de lija.

Si tienes la posibilidad de trabajar con una lijadora eléctrica entonces tu trabajo será mucho más fácil, ya que hay que admitir que lijar manualmente una puerta que posiblemente tenga varias capas de barniz y pintura, no será demasiado cómodo después de un rato.

Sin embargo, si decides trabajar con el papel de lija, puedes empezar con uno más rugoso y subir gradualmente hasta utilizar uno más suave que no deje grandes marcas del rayado.

Por otro lado, se pueden combinar todas estas herramientas –cepillo, lijadora eléctrica y papel de lija-, comenzando con el primero y dejando el papel para los lugares más ornamentados de la puerta. Y si tu puerta tiene partes de vidrio, cúbrelas con papel o cinta adhesiva y evita acercarte demasiado ya que lo puedes rayar.

Recuerda utilizar una máscara para no respirar todas las partículas que estarán flotando en tu entorno, pues esto puede ser dañino para tu salud.

También existe la opción del pelado químico para remover la pintura de una puerta de madera. Estos productos pueden ser adquiridos en tiendas especializadas y funcionan muy bien, ya que son capaces de penetrar en el tallado y grietas, así como remover la pintura y revestimiento en sitios de difícil acceso.

Paso 3. Rellena los agujeros y corrije las imperfecciones con masilla

La masilla es tu mejor aliado para disimular las abolladuras, huecos y rasguños en tu puerta de madera. Puedes comprarla ya preparada, o crearla tú mismo al momento de comenzar con la reparación de tu puerta.

Si decides prepararla tú mismo existe una opción muy fácil: Puedes mezclar muy bien el polvo de madera (resultante del lijado o moliendo aserrín hasta que quede muy fino), con pegamento de carpintería, laca selladora o barniz, en una proporción 40/60 hasta obtener una pasta homogénea.

Luego, antes de aplicar la masilla debes asegurarte de que no quede suciedad, polvo, o grasa en los sitios de la puerta a corregir, a fin de garantizar que esta se adhiera mejor.

Para este paso te puedes valer de una pistola selladora, o de una espátula. Esta última deberá ser lo suficientemente flexible.

Dado que la masilla tiende a encoger de tamaño una vez seca, se debe colocar suficiente sobre la superficie a reparar, pero sin colocar tanto que sobresalga demasiado. Si deseas rellenar un hoyo pequeño, puedes utilizar un lápiz o algún otro objeto de punta aguda que te ayude a empujar la masilla.

El tiempo de secado es diferente para cada tipo de masilla. Si utilizaste una marca comercial, entonces revisa las instrucciones, pero si creaste y usaste tu propia masilla entonces déjala secar unas 24 horas.

Paso 4. Lija de nuevo y aplica barniz

Una vez que la masilla está totalmente seca, es hora de lijar nuevamente la puerta para eliminar el exceso de la misma y darle un acabado nivelado a la superficie. Asegúrate de utilizar un papel de lija suave (al menos N° 220), y luego limpiar muy bien para eliminar el polvo o suciedad.

El barnizado sirve para proteger la madera contra los elementos externos como la luz solar, el clima en general o el uso constante, además de darle un aspecto brillante que destaca su color natural. Existen distintas marcas de barniz que pueden ofrecer diferentes instrucciones de uso.

Antes de comenzar a utilizarlo se recomienda proteger el piso ya que el producto podría mancharlo.

Utiliza una brocha suave para aplicar el barniz, tratando de ir siempre en el mismo sentido.

Luego de aplicar la primera capa debes esperar como mínimo cuatro horas para que se seque bien. Del espesor del barniz utilizado dependerá la cantidad de capas necesarias, sin embargo se recomienda aplicar al menos dos.

Paso 5. Sigue un orden para pintar

A la hora de pintar es necesario ir en el sentido de las vetas de la madera, y seguir un orden para que la pintura quede pareja.

Empieza por el canto (borde) de la puerta, y continúa por las partes verticales y horizontales. Luego pintar la parte superior y la inferior. Recuerda también pintar el marco siguiendo el mismo orden (empezar por los cantos y luego continuar por la superficie).

Es recomendable no utilizar una brocha demasiado mojada ya que puede dejar marcas de gotas. En caso de que se observen estas desagradables marcas cuando la puerta esté completamente seca, se puede lijar nuevamente con una lija muy fina (N° 240 como mínimo) para eliminarlas, y luego se retira el polvillo con un paño húmedo antes de proceder a aplicar cuidadosamente la segunda capa de pintura.

Paso 6. Aplica poliuretano transparente para fijar el resultado

El acabado de uretano sirve para sellar y proteger la pintura, y el poliuretano es el tipo más utilizado para la madera.

Vine en tonos mate, semibrillante y muy brillante, y se aplica de la misma forma que el barniz, con trazos parejos y extensos. Se puede utilizar un paño limpio para uniformizar el exceso.

Se recomienda aplicar al menos tres capas de este acabado, siempre que la capa anterior esté totalmente seca. Aunque los tiempos de secado varían según la marca del producto, suele tardar seis horas.

Es importante aclarar que aunque algunas personas prefieren no hacerlo por cuestiones de tiempo, es posible -y en algunos casos hasta recomendable- eliminar las imperfecciones y excesos de barniz, pintura y/o poliuretano cuando las capas están completamente secas, valiéndose de una lija muy fina y limpiando la puerta antes de aplicar la segunda capa. Esto puede ayudar a que la puerta calce bien en su marco y el trabajo no se vea muy grueso.

Fachada con iluminación nocturna modelo Chipiona Casas inHaus Casas modernas de Casas inHAUS Moderno

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!