¿Por qué elegir mobiliario de plástico en el jardín?

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

A la hora de elegir los muebles de jardín, una de las decisiones más importantes giran en torno al material de sillas y mesas. A pesar de que aparentemente existen muchas variedades y vertientes, las posibilidades acaban reduciéndose a tres: metal, madera o plástico. 

Denostado por la mayoría, el plástico es el material por excelencia del verano. De plástico son las sillas de las terrazas y los chiringuitos de playa donde descubrimos el significado de la palabra paraíso, de los cines de verano en los que conocimos a nuestro primer amor o de las verbenas del pueblo en la que sentimos por primera vez el calor del alcohol. 

Pero aunque no podemos evitar sentir cierta ternura hacia las sillas de plástico,  todos acabamos por descartarlo para nuestros hogares.  

Sin embargo, el plástico puede ser una opción tan buena como cualquier otra para amueblar nuestro jardín:

Apilables

Una de las grandes ventajas de las sillas de plástico son la capacidad que tienen para convertirse en una sola. Da igual la cantidad de sillas que tengas, siempre pueden acabar apilándose en algún rincón. 

Quizá durante el verano, este detalle pasará inadvertido, pero será una ventaja a tener en cuenta cuando, con las primeras lluvias, llegue el tiempo de echar el cierre a nuestro jardín y guardar el mobiliario dentro de casa.  

Económicas

Mucho más económico que la madera y el metal, el plástico puede ser una buena opción cuando nuestro presupuesto es limitado, y necesitamos muchas sillas en nuestro jardín para, por ejemplo, una celebración. 

En este caso las sillas de plástico son una buena opción, puesto que son ligeras, fácilmente transportables y sencillas de limpiar. Pero en muchas ocasiones, los modelos típicos de silla de plástico son demasiado voluminosas.

Volubles

Las sillas de plástico más vulgares pueden convertirse en elegantes sillas de boda usando un poco nuestra creatividad. Revistiéndolas con tela, añadiéndoles lazos o simplemente cambiando los cojines de loneta del mobiliario podemos actualizar nuestro espacio, dándole un toque más chic si la ocasión lo merece. 

Chill out

Jardines de estilo moderno por Earth Designs
Earth Designs

Party garden in Sevenoaks, Kent

Earth Designs

Hablar de plástico es hablar de una gama extensa de texturas y formas. Si buscamos un toque más elegante, siempre podemos acudir a la resina sintética, y a los sillones que, inspirados en las clásicas butacas de esparto, no es raro encontrar en los chill outs más modernos de las playas ibicencas. 

Si a estos sillones de plástico les añadimos unos cojines y un buen cóctel al atardecer, el relax está asegurado. 

Una vuelta de tuerca

Pero el plástico puede ir mucho más allá de las tradicionales sillas de chiringuito. Es un material que aguanta bien los exteriores y por eso, muchas veces se utiliza en el mobiliario urbano de exteriores. 

En estos casos, el plástico puede ser sofisticado, moderno y muy original. Es el caso de esta banco de jardín rosa chicle, donde el bloque de cemento que lo compone ha sido recubierto con plástico.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!