¡Increíble remodelación! De granero a estudio de artista

Yadira Espinoza – homify Yadira Espinoza – homify
Google+
Loading admin actions …

Como decía Picasso: a la inspiración hay que esperarla trabajando. Nosotros añadimos: que si puede ser en un taller lleno de encanto ¡mucho mejor! Por eso, hemos ido a la búsqueda de un edificio donde poder esperar tranquilamente a las musas. Un antiguo granero del siglo XVII que estaba prácticamente en ruinas y que fue reconvertido, gracias al trabajo del estudio francés Modal Architecture, en un acogedor estudio con sala de exposiciones. ¡El taller que todo artista querría tener!

Descubrimos como esta pequeña casita, que parece la humilde casa de un hobbit en la Comarca o la vivienda de uno de los tres cochinitos,  se convierte en un taller de lujo. ¡Empezamos!

Antes: encantador pero en ruinas

Echamos un primer vistazo al aspecto anterior a la reforma de este antiguo granero. Con su tejado a dos aguas y su fachada de piedra, este edificio representa a la perfección la arquitectura rural bretaña. La pizarra se convierte en el material omnipresente; sin embargo, el estado era bastante ruinoso por lo que necesitaba una rehabilitación para recuperar totalmente su encanto!

Antes: una regresión al pasado

Entrar en el interior del granero antes de la reforma era coger una máquina del tiempo y aparecer de golpe y porrazo en el ambiente rural francés de hace más de doscientos años. Sin embargo, el objetivo era traer esta vivienda directamente al siglo XXI. Para ello, la propuesta consistía en aprovechar algunos de los elementos del edificio, como las espectaculares vigas de madera que, además de su labor estructural, podían empeñar una importante función estética.

Después: nada que ver

¡Una imagen vale más que mil palabras! y en este caso, poco se puede añadir a lo que nos muestra la foto. La metamorfosis que ha sufrido este edificio ¡es impresionante! Todo aquello que nos transportaba de vuelta al pasado ha sido eliminado, a excepción de las vigas de madera que han sido pintadas de blanco, a fin de mejorar la sensación de luz del espacio. El suelo es de cemento, mientra que el mueble de diseño que vemos abarcando toda la pared, está hecho con madera de abedul. Salpicado por cruces oscuras, estas, en realidad, más que un recurso decorativo son un elemento imprescindible y funcional en todo mueble de almacenamiento que se precie: las manijas para abrir y cerrar las puertas.

¡Puro arte!

Nos asomamos por la puerta que da al jardín para descubrir cómo otros elementos antiguos se han mantenido, para dar al taller este aspecto tan especial e inspirador. Así, la puerta original de este granero se conserva de manera decorativa como un homenaje a su pasado. 

Por otro lado, no podemos dejar de mencionar la prensa de grabado con la que trabaja el artista que nos recuerda la función creativa de este espacio.

La importancia de la luz

Sin duda una de los puntos importantes a la hora de enfrentarse a esta reforma era conseguir que el interior fuera lo suficientemente luminoso como para poder trabajar con luz natural la mayoría del tiempo. Con este objetivo. se restauraron las ventanas en el techo, consiguiendo de esta manera que la luz inundara el taller no solo por la fachada, sino también por la parte superior.

Con identidad propia

Por último, salimos del taller para contemplar desde fuera el aspecto del edificio tras la reforma. El antiguo granero ha mantenido completamente su identidad y su aspecto, pero mejorando sus infraestructura y la utilidad del mismo, ¡haciéndolo aún más encantador!

Si quieres ver más proyectos de remodelaciones, te invitamos a que eches un vistazo a: antes y después: la impresionante transformación de una granja

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!