CASA EG: Casas de estilo  por ROMERO DE LA MORA

Una casa moderna, perfecta ¡y mexicana!

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+

Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de Privacidad y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro
Loading admin actions …

En esta ocasión homify te lleva a conocer una residencia que sorprende por la perfección en sus formas y acabados, en la que ningún centímetro se construyó al azar sino que cada espacio, esquina, superficie y estructura forma parte importante de un todo armónico y geométricamente estilizado, ¡simplemente perfecto!

Construida en 2013 en Naucalpan, Estado de México, Casa EG estuvo a manos del despacho de arquitectos Romero de la Mora, quienes con maestría aprovecharon el espacio del terreno y la flexibilidad que brinda una generosa superficie para desarrollar una vivienda en una planta principal y un nivel semienterrado destinado a servicios, gimnasio y estancia, de manera funcional, amplia, iluminada ¡y hermosa! Pero para no dar más explicaciones a ciegas, ¡mejor pasemos a conocerla!

Una fachada clásica

El diseño de la fachada principal nos dice muy poco de la maravilla de sus interiores. Discreta en sus formas, son apenas las ventanas las que se salen un poco del molde clásico y nos dan una pequeña probadita de la calidez interior. Sin embargo, su moderación en el diseño no evita que sea bella y atractiva: una escalinata encamina hacia la entrada principal, la cual consiste en una amplia puerta de madera clara coronada por un dintel transparente, permitiendo la entrada de luz natural al recibidor. A la izquierda, una breve cerca vegetal decora el sendero de la banqueta, y a la derecha una cochera se abre al fondo para entrar a la planta subterránea.

Desde la puerta

Al cruzar la puerta caminamos a lo largo de un corredor amplio que nos lleva al área social, una estancia que es compartida por la sala, el comedor y la cocina en una combinación de tenues colores cremas y marrones sobre muros y cielos blancos. A la izquierda de la sala, una pequeña escalinata lleva a una de las habitaciones, y a la derecha el sendero detrás del sofá nos lleva a la cocina y al resto de las habitaciones. Sin duda, la bienvenida al llegar a este lugar es acogedora, amable ¡y muy coqueta!

Área social

Al contar con un espacio compartido entre las diversas áreas, sin muros ni divisiones, los muebles pueden hacer la gran diferencia y delimitar sin encerrar ni dividir. En esta área, la sala esquinera hace las veces de divisor virtual entre la estancia y la cocina de una manera elegante y sutil, casi sin que se note.

Los colores navegan entre el blanco, el crema, el marrón claro y el gris rosado, y los detalles en madera clara engalanan y refuerzan esta paleta. El cielo de niveles iluminados a distintas profundidades corona maravillosamente el lugar, y su estructura delimita también, al igual que los muebles, cada área y su actividad.

Una gran despensa

La cocina que comparte el espacio con el comedor y la sala es sólo la parte social de la misma, pero su complemento, la despensa, barras encimeras, anaqueles, repisas y hornos se encuentra aquí, en un espacio contiguo que, como una habitación privada, resguarda los utensilios e ingredientes que hacen de la cocina un lugar lleno de actividad y de vida.

Hermosas vistas al final

Desde este ángulo se puede apreciar el área social en todo su esplendor: la cocina, el antecomedor, la sala con chimenea, el comedor, el bar al fondo y, más allá, un hermoso jardín reluciente y fresco. La serie de muros laterales son de cristal de tal modo que la integración de interiores con exteriores es ¡absoluta! La luz entra y se desparrama por doquier, la frescura del jardín hipnotiza e invita a correr los ventanales y salir corriendo a disfrutar de la naturaleza y del sol.

Una elegante tina

En uno de los baños, el área de la ducha se divide en una pequeña superficie para la regadera y en un nicho encantador y cálido para la tina. Respaldada por un muro de piedra laja en los mismos tonos que el resto de la casa, una moderna tina nos recibe para terminar el día de la mejor manera posible. La elegancia de los acabados, el cambio de planos en el cielo, las texturas y la luz reflejándose sobre las superficies de porcelana, crean una atmósfera de armonía y paz perfecta para relajarse sumergido en una ducha caliente y espumosa…

Si no puedes decidirte entre tina o ducha para terminar el baño de tu hogar, visita ¿Tina o regadera? Conoce 5 beneficios de cada una.

Luces de noche

La fachada posterior se cierne en la maravilla de la tarde y convierte a la casa en lámpara viviente, en un entre que refleja la luz hacia el exterior, desbordándose de sí mismo, salpicando con su discreta pero contundente belleza el amplio jardín de la casa… Una maravilla sutil y arquitectónicamente ¡perfecta!

¿Te gusta esta casa, qué le cambiarías? ¡Cuéntanos y comenta!
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!