De casita abandonada ¡a cabaña de ensueño!

Yadira Espinoza – homify Yadira Espinoza – homify
Google+
Loading admin actions …

El proyecto que vamos a descubrir hoy nos lleva de vuelta a nuestra infancia. En esta vieja casita bien podía haber vivido la abuelita de Caperucita o los siete enanitos de Blancanieves. De madera, con tejado a dos aguas y un aspecto entre encantador y ruinoso, esta vivienda ya no era habitable, pero tenía muchas posibilidades. Así lo vio el propietario de la misma, que ideó esta casa como un lugar perfecto para escaparse del estrés de la ciudad y dejarse seducir por la vida del campo. Claro que para hacerlo, este viejo inmueble debía antes sufrir una completa transformación y eso es precisamente lo que nos interesa. 

¿En qué se convertirá esta casita abandonada como salida de un cuento? Lo descubrimos paso a paso en este libro de ideas. ¡Comenzamos!

Un lugar inspirador

Mirando el edificio antes de la renovación, es fácil descubrir las marcas que el tiempo ha ido haciendo en su fachada. Sin embargo, quizá por el lugar privilegiado en el que se encuentra, totalmente rodeada de vegetación, la casita no deja de ser un lugar de lo más inspirador, que invita a ser creativos e imaginar en qué puede convertirse…

¡Y la inspiración se materializó en una cabaña!

¿Se parece a lo que tenías en mente? ¡La casita ahora es más grande, alta y esbelta! pero aún mantiene su estructura con tejado a dos aguas y la madera como material principal. Además, la madera ha sido pintada de color rojizo y el techo utiliza tejas de color grafito que le dan un aspecto más serio. Su vista, rodeada de campos de trigo, invita a plantearse muy en serio eso de marcharse a vivir al campo. ¿No lo crees?

La situación antes de la remodelación

El aspecto de la casita en el campo antes de la remodelación dejaba mucho que desear. Aunque la madera había aguantado el paso del tiempo, muchos de los elementos estructurales se veían un poco deteriorados: las ventanas ya no cumplían su función aislante y la vegetación iba camino a cerrar el acceso a la casa.

¡Un porche para disfrutar!

Tras la remodelación, esa entrada en mal estado se ha convertido en un rincón especial, una zona con terraza donde poder contemplar tranquilamente el campo y el atardecer. Además de la madera, algunos elementos estructurales fueron totalmente renovados. Así, una de las columnas es de ladrillo amarillo y no se revistió de madera, sino que se dejó en ese tono arenoso que se mezcla con el de los campos de trigo.

Un interior destartalado

La casita en el campo aún guardaba parte de su encanto, por dentro ya no quedaba ni rastro de él. Totalmente destartalada, no había parte de esta vivienda que no necesitara una manita de gato: los marcos de las ventanas, el piso… ¡una remodelación era imprescindible!

Un interior acogedor y luminoso

¡Tarán! ¡El interior de la casa ya no se parece en nada a aquellos espacios oscuros y viejos! Salvando el aspecto rural de la vivienda se ha restaurado el suelo de madera, se han revestido las paredes del mismo material, con un acabado natural y cálido. El techo se ha repintado de blanco y las ventanas han sido totalmente modernizadas. En cuanto al estilo, se ha optado por una decoración agradable, a medio camino entre lo clásico, lo rústico y lo étnico. Una combinación que, tal y como vemos, ¡funciona muy bien!

De la cocina al baño

De nuevo echamos la vista atrás para comprobar el estado ruinoso en el que se encontraba esta vieja casita. La cocina daba paso a un baño mal aislado, frío y sin la infraestructura adecuada.

Una cocina encantadora

¡Un gran cambio! La cocina sigue la línea decorativa que veíamos en la sala: un estilo acogedor, donde la madera es el material clave. El estilo rústico de esta cocina la hace más confortable. Además de la funcionalidad, aquí también se ha buscado crear un lugar agradable, donde la decoración juega un papel importante: cuadros sobre las paredes, viejas botellas de vidrios de colores y textiles que acentúan el carácter rural de la vivienda. ¡Totalmente encantadora!

Un cuarto de baño muy cálido

Y si la madera es una constante en toda la casa, en el baño ¡no podía ser menos! Ahora esa sensación fría y vieja que inspiraba el espacio anterior, se ha vuelto exactamente lo contrario: ¡acogedor y funcional! El baño hace gala de las mejores armas del estilo rural, pero sin olvidarse de las comodidades más modernas, como por ejemplo, la ducha con hidromasaje o el sauna. 

Hasta aquí este proyecto de remodelación rústico y encantador, ¡como salido de un cuento!. Si quieres leer más sobre proyectos en el campo te invitamos a que le eches un vistazo al libro de ideas: de casa vieja entre viñedos a moderna villa.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!