Lo que debes saber para tener una casa ¡NO TÓXICA!

GracielaGomezOrefebre GracielaGomezOrefebre
Google+
Loading admin actions …

Cuando hablamos de nuestra casa siempre estamos pensando en un hogar saludable, donde estamos seguros y nos sentimos protegidos de los contaminantes que se encuentran en la ciudad y en los lugares de trabajo donde habitualmente estamos. Nunca nos imaginamos que a veces en nuestro hogar tenemos mas contaminantes en el uso diario de productos con los cuales nos hemos habituado y no los consideramos a cabalidad como posibles productores de daños a nuestros hijos y a nosotros mismos.

Hoy en día pasamos dentro de nuestro lugar de trabajo, nuestros hijos en las escuelas y en nuestra casa casi el 90 % del tiempo eso significa que los ambientes internos son los lugares donde mas tiempo estamos en nuestra vida y resulta que por lo general estos espacios están mas contaminados que el exterior.

En este libro de ideas de homify trataremos de darles una visión de conjunto acerca de los contaminantes más comunes en nuestros hogares y su forma de evitarlos para lograr los 6 tips de un hogar saludable.

1. Para empezar: ¿porqué y cómo controlar el polvo?

Aunque la acumulación del polvo en nuestros hogares a veces se considera más un problema estético que un problema de salud este último es realmente el más serio, ya que si analizamos lo que realmente significa el polvo nunca lo veremos como algo que puede pasar desapercibido si no miramos con detenimiento y limpiamos solo por arribita cuando  estamos apurados.

El polvo esta llenos de una amplia variedad de microbios. En amplios estudios realizados se han encontrado cerca 5000 especies de bacterias y 2000 especies de hongos. Estos son de varios tipos dependiendo de las personas que habitan la casa, si tienen animales domésticos y cuáles son, además a veces estos hongos del polvo doméstico son provenientes de la tierra y hojas que entran a nuestros hogares, aunque muchos de estos hongos y microbios bacterianos son inofensivos para la salud las sustancias químicas y otros contaminantes que se acumulan en el polvo si lo son.

Cuando nosotros nos exponemos al polvo en nuestros hogares, al ser este removido y lo aspiramos, o nuestros niños jugando en el piso o llevándose a la boca juguetes, las sustancias químicas que se encuentran en el polvo casero aún en dosis muy bajas pueden alterar la salud de la familia, entre estas sustancias se encuentran los retardantes de llama, pesticidas de uso casero y los ftalatos.

Los consejos que podemos recibir para mejorar esta situación son limpiar, aspirando preferiblemente, limpiando sus pisos regularmente, limpiando sus muebles con tela de microfibra húmeda, evitar los aerosoles químicos de limpieza, limpiar los aparatos electrónicos frecuentemente que por lo general son una fuente común de retardantes de llama, rellenar las grietas y fisuras de las paredes por donde entra el polvo, utilicen filtros de alta calidad en los aparatos de aire acondicionado, o calefacción y cámbielo con frecuencia y sobre todo ponga especial cuidado de la limpieza de donde los niños gatean, se sientan y juegan. Lo importante para reducir el polvo toxico en nuestro hogar es traer menos productos domésticos tóxicos desde los alimentos hasta su cortina de baño.

2. CUIDADO: ¡No tener materiales que contengan plomo!

Los problemas neurológicos y de diferentes tipos que produce la contaminación con plomo son causa de estudio por centros de investigación en diferentes países ya que se ha comprobado sus efectos nocivos en el ser humano. En nuestros hogares debemos estar pendientes que las tuberías para el agua no tengan soldaduras hechas con plomo ya que esto contaminaría el agua que sale por el grifo. Hasta 1955 la pintura blanca de uso doméstico contenía hasta un 50% de plomo y en el 1971 en muchos países se hicieron leyes que obligaban a que la cantidad permitida no excediera el 1% y actualmente se ha restringido a un 0.06% en la mayoría de las pinturas para el uso doméstico.

Si su casa tiene más de 25 años de construida haga una prueba a la pintura en diferentes sitios de la casa para comprobar que no contiene plomo en ese recubrimiento si hay un nivel preocupante de plomo en la pintura remuévala con personal entrenado para tal fin.

3. No usar productos tóxicos

Los productos más usados en la actualidad como los envases, bolsas, vasos de material  plástico úselo con más prudencia ya que los productos químicos que lo componen pueden pasar a sus alimentos, lo mismos prefiera los envases de vidrio sobre todo para calentar o descongelar los alimentos en su microondas, prefiera los alimentos preparados en casa a los que ya están procesados y pre-empacados que son por lo general una fuente común de químicos. Minimice el uso de ollas y sartenes antiadherentes.

 Cuando compre nuevos muebles, alfombras o colchones cerciórese de que no contienen PBDE, antimonio, formaldehído, ácido bórico y otros químicos bromados y prefiera utilizar materiales como el cuero, lana y algodón. Los muebles resistentes al agua y a las manchas evítelos si tienen  químicos perfluorados (PFC). Evite los productos que contengan (EGBE) o (DEGME) dos éteres de glicol tóxicos que pueden perjudicar seriamente la salud de la familia. El amoniaco también es un producto altamente tóxico que se encuentra en los limpiadores de ventana comerciales y en los tintes para el cabello y se puede conseguir productos que no lo contengan para evitar esta contaminación.

Otro de los productos tóxicos que se encuentran en la casa con frecuencia es el humo del cigarrillo que consiste en más de 4000 químicos con las consecuencias de enfermedades graves para el que lo usa como para el fumador pasivo dando además alergias respiratorias, y complicaciones durante el embarazo.

4. Filtrar el agua de consumo diario

El agua potable es el agua para consumo humano que debe ser sometida a un proceso de purificación dependiendo de su origen pero por lo general es el agua que consumimos cuando la compramos para el uso de la familia ya procesada. Si tenemos que hacer al agua corriente que recibimos por el acueducto en su cocina y en toda la casa un proceso de purificación hay diferentes medios para que este proceso se lleve a cabo, desde hervir el agua y dejarla reposar posteriormente hasta los procesos de filtración con diferentes modelos de filtros caseros o de ozonificación del agua.

Existen en el mercado muchos modelos cada día más actualizados para este fin y que no le dan ningún sabor adicional al agua con garantía de que es totalmente confiable su pureza una vez tratada.

5. No usar quimicos ni pesticidas

Haga un buen mantenimiento de su casa y de los alrededores para prevenir la proliferación de mosquitos y malezas que le obliguen al uso de productos químicos y pesticidas  con frecuencia, usándolos solo cuando sea extremadamente necesarios. Evite la acumulación de agua estancada donde se criarán mosquitos, trate sus aéreas verdes de forma razonable quitando las malas yerbas a tiempo para no necesitar de herbicidas químicos. Si necesita comprar estos productos lea muy bien las indicaciones antes de comprarlas y cuando las vaya a usar evite los productos que contengan órgano fosforado. Si encuentra pesticidas peligrosos en su hogar no los deseche por los drenajes ni inodoros para no producir contaminación, hable con el departamento de servicios públicos de su comunidad para saber cómo desecharlos.

6. Los hábitos alimenticios

Dentro de los planes de la salud en su hogar debe estar la decisión de mejorar los hábitos alimenticios de la familia  entre otros tomar la leche baja en grasa, tomar más agua a lo largo del dia, comer mas frutas de postre en lugar de dulces y galletas, tener refrigerios saludables.

Estos hábitos son imprescindibles en toda familia que quiera tener la salud en el hogar como meta para este nuevo año que comienza.

Es tu hogar saludable, te invitamos a descubrirlo
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!