Baños de estilo  por Burkhard Heß Interiordesign

6 ideas geniales para ocultar la lavadora en casa

María  Echazarreta María Echazarreta
Loading admin actions …

Hay electrodomésticos que han ido evolucionando en cuanto a su diseño, para formar parte también de la decoración del hogar, como por ejemplo las estufas y los refrigeradores, que en algunas ocasiones, resultan piezas espectaculares, sin embargo, las lavadoras no han cambiado mucho en los últimos 20 años y pueden que no sean tan estéticas. 

Muy necesaria en el hogar, la lavadora permanece escondida en el cuarto de lavar o en algún otro espacio de la casa que en algunas ocasiones no es práctico. También podemos ubicarlas en el baño, pero tampoco le aportan mucha belleza a este ambiente. Por esta razón, se deben buscar alternativas que la mantengan oculta, pero por su tamaño, esta labor debe planificarse con cuidado.

En primer lugar, debes asegurarte que la lavadora esté en buen estado y que no necesite reparaciones o si debe ser reemplazada. Si está en un nicho, verifica que puede moverse con facilidad en caso de ser necesario. Mide el diámetro de la apertura de la lavadora, para tener la certeza de que esta se abra con facilidad.

En el libro de hoy, te presentaremos varios proyectos en los que la lavadora se ha tenido que instalar en el baño y realmente lucen genial.

Acompáñanos a recorrer las siguientes imágenes.

1. Detrás de unas puertas plegables

En este baño se cuenta con un espacio de almacenamiento detrás de las puertas plegables que hacen desaparecer la lavadora cuando no se está utilizando. Esta es una gran solución, pues no ocupa un espacio valioso de la habitación ni físico ni visualmente hablando. 

Por encima de la lavadora, se pueden colocar repisas que te ayudarán a organizar los artículos del baño y desaparecerán de la vista con sólo cerrar las puertas.

2. Soluciones integrales

En el mercado, hay muebles que ofrecen una solución para integrar la lavadora de forma invisible; son armarios que ofrecen la posibilidad de mantener ordenado el baño en general. Es importante que tengas el espacio suficiente para poder colocarlo. 

De esta manera, la lavadora queda al fondo y no afecta de forma significativa el aspecto del baño. Esta alternativa, es ideal para quienes acaban de comprar una lavadora.

3. Detrás de unas cortinas

Otra opción sencilla y económica, es ocultar la lavadora detrás de unas cortinas; ya sea que se cuente con un espacio hueco a modo de nicho o en una de las esquinas del baño. Si se tiene un nicho, la cortina puede quedar por encima de la lavadora con sólo colocar una barra para colgar la cortina. Si se coloca en una de las esquinas, se puede colocar enfrente de la máquina.

Aunque puede que no sea la opción más estética visualmente, es muy barata y no se necesitan de grandes obras ni esfuerzos para que la lavadora permanezca oculta. Lo interesante, es que puedes elegir modelos de telas que le den un toque único a la decoración del baño, dependiendo el estilo que predomine en el ambiente.

4. Estantes personalizados

Debido a que las conexiones de agua suelen estar ya instaladas desde un inicio, la lavadora ya tiene marcada su ubicación, por lo que se reducen las opciones de poder moverla de lugar, sin considerar el aspecto que puede darle a la ambientación del baño.  

Aquí entran los gabinetes que matan dos pájaros de un tiro: la lavadora puede desaparecer de la vista detrás de un mueble, pero además ganarás espacio adicional de almacenamiento. 

Esta alternativa también puede ser funcional para dividir ambientes, aunque pocos fabricantes tienen muebles que coincidan con las piezas sanitarias para lograr un conjunto unificado.

5. En espacios muy reducidos

Si la casa o departamento son muy pequeños, las limitaciones son aún más, pues necesitas una lavadora que se ajuste al tamaño de la casa, por lo que necesitas medir con precisión el espacio, ya que las instalaciones del agua, pueden quedar retiradas para una lavadora muy pequeña. 

Para tener una idea un poco más clara, las lavadoras pequeñas tienen un ancho alrededor de los 40 y 50 cm en su apertura, una máquina estándar tiene alrededor de 60 cm.

El inconveniente de las máquinas pequeñas, es que pueden lavar cargas de ropa de 4 kg, mientras que las estándar cargan entre 6 y 7 kg. Otro punto de desventaja es el precio, pues llegan a ser en algunas ocasiones más caras que las lavadoras de tamaño regular. Así que la compra de una máquina de estas características debe ser considerada cuidadosamente.

6. Ocupando el espacio vertical

Cuando el baño es muy pequeño, es bastante complicado ocultar la lavadora, pero incluso en estas situaciones, hay opciones que nos permiten aprovechar el espacio vertical. Los estantes o gabinetes altos, son de gran ayuda, ya que también añaden zonas de almacenaje adicionales al de la lavadora. Asegúrate que el mueble puede soportar el peso de la máquina y que su tamaño no sea muy grande.

Para más ideas en un baño pequeño, visita: 7 soluciones inteligentes para baños pequeños

Toma nota de estos consejos y no le restes belleza a la decoración de tu baño.
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!