Vista de estancia hacia acceso exterior después de la remodelación:  de estilo  por ARQUELIGE

Casa en Acapulco remodelada ¡y lista para mudarse!

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+
Loading admin actions …

Una transformación que renueva e inspira es la que vivió la Casa Olinala, en Acapulco, Guerrero. Se trata de una vivienda muy amplia, ubicada en la privilegiada región acapulqueña, pero que no lucía ni aprovechaba adecuadamente sus grandes espacios por la monotonía de los colores, la nula organización del mobiliario, la decoración anticuada y, sobre todo, la falta de personalidad, la ausencia de una atmósfera propia y acogedora.

Después de algunos cambios que realizó el Taller de Constructores Arquelige, ahora la casa es un espacio perfectamente aprovechado, con estancias bien delimitadas, luminoso, colorido ¡y con personalidad! Vayamos a conocer el proceso de los cambios…

Antes: una estancia compartida y mal distribuida

Estancia  en su estado original:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Estancia en su estado original

ARQUELIGE

Originalmente, la sala era un enorme galerón que no compartía colores ni estilos, al contrario, mezclaba el área familiar de multimedia con la estancia social, dejando grandes espacios vacíos y, sin embargo, generando saturación de objetos, falta de orden e indefinición de áreas. La belleza orgánica de las vigas de madera del cielo no lucía sobre un blanco monótono que servía de escenario de accesorios un poco pasados de moda.

Después: dos estancias delimitadas y ordenadas

Estancia después de la remodelación:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Estancia después de la remodelación

ARQUELIGE

Pero ¿qué pasó? El gran espacio se dividió en dos áreas y, sin necesidad de cerrar ni oscurecer, ahora la sala multimedia quedó de un lado y el área social del otro. El acomodo de la sala a base de concreto y cojines, logra dirigir la atención de las visitas, los interlocutores tienen en común el centro de la sala debido a que ésta se ubica como circunferencia alrededor de la mesa ratona. La parte de la sala multimedia queda al otro extremo del área, dirigiendo la atención de la familia hacia el gran televisor.

Sin mezclar un espacio con el otro, se mantiene la misma iluminación, fabulosa, debido a que cada área cuenta con sus propios ventanales abiertos compartiendo entre sí la luz y el calor de hogar, y las vigas, brillantes y relucientes, ahora se ven ¡estupendas!

Antes: un triste tocador

Tocador y lavabo estado original:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Tocador y lavabo estado original

ARQUELIGE

El tocador-lavamanos al parecer se había quedado atrapado en una moda noventera del siglo pasado, con esta mezcla de blanco y negro brillante, el cual contradictoriamente opacaba el espacio y generaba una sensación de penumbra y realmente ¡muy poco inspiradora para comenzar el día!

Después: claro y moderno

Tocador y lavabo después de la remodelación:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Tocador y lavabo después de la remodelación

ARQUELIGE

Ahora el tocador es un moderno mueble de granito color miel haciendo juego con el espejo. La tarja lisa y las llaves son elementos que otorgan modernidad y funcionalidad al espacio. El área se siente clara, luminosa, ¡inspiradora!

Antes: escalera antigua

Escalera acceso a planta alta en su estado original:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Escalera acceso a planta alta en su estado original

ARQUELIGE

Una escalera ¡para nada encantadora! Sin estilo, opaca, sin luz a pesar de contar con una ventana a su lado. El piso, ya manchado por el uso, la hacía ver sucia y abandonada. El pasamanos en madera rojiza sobre columnas blancas no dejaba ver un estilo definido. Sin color y sin esencia, esta escalera no invitaba a subir ¡ni a bajar!

Después: escalera renovada

Escalera de acceso a planta alta después de la remodelación:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Escalera de acceso a planta alta después de la remodelación

ARQUELIGE

Marcando un estilo contemporáneo pero rústico, la escalera renovada ¡es otra cosa! El barandal y pasamanos se retiraron y en su lugar se colocó un enrejado de hierro con apariencia oxidada que combina perfecto con el estilo mexicano, rústico y fresco del resto de la casa. La apariencia de los muros luce clara, iluminada, el piso ha cambiado y ahora las escaleras se han ampliado gracias a la nariz que se les dejó a las huellas. Los laterales de la escalera se cubrieron con pequeños muretes, haciéndola lucir más esbelta, estilizada y funcional. ¡Ahora sí se antoja subir y bajar todo el día!

Antes: rincones apagados

Vista de estancia y comedor en su estado original:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Vista de estancia y comedor en su estado original

ARQUELIGE

El comedor y la sala se dividen por ¿un sillón? Efectivamente, la falta de orden en los espacios no dejaba que se delimitaran y se distinguieran, que cada uno tuviera su propia atmósfera y estilo. El color blanco de las paredes no permitía el realce de ciertos rincones que podrían haberlo hecho interesante. Los muebles no aportaban señales de estilo, fusión de colores ni calidez en el ambiente… ¡muy apagado!

Después: ¡rincones con estilo!

Vista estancia y comedor después de la remodelación:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Vista estancia y comedor después de la remodelación

ARQUELIGE

El apagado rincón del comedor ahora se luce en color y estilo. Todo el muro lateral fusiona la estancia familiar multimedia con la barra cantinera, haciendo un espacio más cómodo y divertido, ¡además de organizado! La barra blanca destaca entre las texturas naranjas y terracotas de los muros, el cielo también blanco hace lucir brillantes las vigas de madera que, ahora restauradas, amplían el espacio de una manera funcional y radiante. La casa ahora se percibe iluminada, abierta pero con espacios sutilmente delimitados, compartiendo una atmósfera fresca y colorida, acogedora ¡y encantadora!

Antes: sala sin estilo

Vista estancia hacia acceso exterior estado original:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Vista estancia hacia acceso exterior estado original

ARQUELIGE

El vestíbulo de la entrada ¡no daba una bienvenida atractiva! El espacio amplio de las estancias también se compartía con el vestíbulo y la escalera. Nuevamente, la falta de organización de los espacios, a pesar de la amplitud, generaba saturación de elementos y objetos de uso cotidiano al apilarlos en los rincones. Unas bicicletas encimadas por aquí, una mesa ratona por allá, ¡cómo saber hacia dónde dirigirnos!

Después: una sala y recibidor lleno de estilo

Vista de estancia hacia acceso exterior después de la remodelación:  de estilo  por ARQUELIGE
ARQUELIGE

Vista de estancia hacia acceso exterior después de la remodelación

ARQUELIGE

¡El cambio es radical! El acceso a las escaleras se cubrió con un muro que a su vez delimitó el vestíbulo, dirigiendo hacia la sala, hacia los servicios y discretamente hacia el área privada. Los ventanales de la puerta se protegieron con enrejados similares a los del barandal de la escalera, unificando el estilo. El muro nuevo consiste básicamente en una decoración de bienvenida: un enorme pez de hierro, pequeñas artesanías de los mismos motivos, un piso de baldosas de piedra clara con un remate central en tonos ocres y cafés… ¡esta es una hermosa bienvenida!

La restauración de la Casa Olinala ha significado un cambio radical e inspirador: una casa que simplemente no lucía, ahora es una hermosa residencia ordenada, colorida, afectuosa, y que además enaltece las bondades de su ubicación geográfica, ¡todo un paraíso!

Recuerda visitar también Una casa de playa ¡fresca y moderna!

¿Qué te ha parecido esta restauración?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!