Vestidores y closets de estilo industrial por Sikora Wnetrza

Cómo hacer un clóset tú mismo (¡sencillo, pero con estilo!)

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+
Loading admin actions …

En casa los espacios para almacenamiento nunca sobran, pero es indispensable que cada recámara o habitación cuente con su propio sitio para guardar, organizar y tener a la mano.

En la cocina, las alacenas y gabinetes son tan necesarios como la estufa misma; en la estancia, un organizador con cajones para guardar textiles, revistas o los controles de los electrónicos nunca está de más, pero en la zona de lavado y en las recámaras ¡vivir sin almacenaje hace de nuestra vida un caos!

Comprar un clóset terminado o modular tiene sus beneficios, te ahorras tiempo y dinero, pero pocas veces corresponde a las dimensiones del espacio que le habrás de asignar o bien termina luciendo como un extra en medio de la habitación. Acudir con un experto en carpintería o albañilería si lo quieres de yeso es una excelente opción, pero también puedes armarte de herramientas, materiales y elaborar un diseño de armario para tu recámara, la de los pequeños o el cuarto de servicio, y quedar satisfecho.

De cualquier forma, te recomendamos que siempre mantengas contacto y asesoría con un experto, y si ya te quieres animar aquí te damos algunas ideas para comenzar y atreverte.

1. Designa su ubicación

Observa y mide la habitación en donde habrás de instalar el nuevo almacenamiento. Las zonas ideales son: a lo largo de la habitación si queda el espacio suficiente para transitar y mantener funcional el mobiliario; otra zona es algún corredor o esquina desaprovechada, ahí se puede delimitar por medio de muretes y hacer un pequeño cubículo.

2. Define la distribución y altura

Si utilizarás una esquina delimitada con un murete, revisa si la superficie es suficiente para hacer un diseño en U, o bien en L. 

En cuanto a la altura, lo común es utilizar el espacio hasta el cielo pero no siempre es posible: si hay vistas en los muros, si el techo tiene una pendiente muy pronunciada o hay instalaciones en esa zona debes considerar una distribución de repisas y cajoneras adecuadas, además de la zona de colgar.

3. Define un diseño o estilo

Debes decidir si quieres un clóset abierto y sin puertas, para que en este caso instales repisas lindas y cajoneras con un diseño atractivo. Si vas a poner puertas, piensa si serán corredizas, de bisagra o simples cortinas.

También debes revisar tus pertenencias y con base en ello asignar zonas para repisas, para cajones y percheros. Si cuentas con mucha ropa para colgar y poca para doblar, deja varias zonas con tubos para colgar a diferentes alturas: un tubo en lo alto para vestidos y gabardinas, otra zona a media altura para pantalones y faldas, y una de nuevo en lo alto para sacos y camisas, debajo de la cual puedes colocar rieles para los cajones.

No olvides dejar varias repisas para los enseres diarios como cintos, lociones, joyería y bolsos.

4. Decide un material y el tipo de estructura

Dependiendo del estilo de la habitación, del uso que se le dará al clóset y del tiempo con el que cuentes, debes decidirte por el material que más te convenga.

Puedes construir un clóset con cartón de yeso, emplastado y pintado, más instalación de puertas y repisas, pero en este caso la asesoría de un profesional es indispensable.

En el caso de la madera, puedes comprar las piezas cortadas según las medidas que has tomado y dedicarte a ensamblar.

Otra opción es integrar rieles e ir diseñando el espacio con repisas, cajones y tubos conforme a tus necesidades apoyándote en los rieles sobre la pared.

5. Trabaja sobre un proyecto

Teniendo la ubicación, las medidas, los materiales y las necesidades, haz un croquis proyectando el diseño con medidas exactas y una lista de los materiales que vas a necesitar: taladro, lijadora, tornillos, taquetes, clavos, tablones, yeso, nivel, etc.

Asegúrate de tener las medidas exactas para que las piezas se encuentren sin problemas.

6. Traza sobre los muros

A partir del proyecto, toma medidas con la cinta sobre el o los muros en donde se asentará el clóset. Marca puntos y traza líneas apoyándote con un nivel de burbuja. Puedes numerar cada sitio y relacionarlo con cada pieza para que no cometas errores a la hora de montar.

Una vez dibujados los trazos, coloca las piezas cerca de donde vayas a trabajar, mantén todo a la mano.

7. Comienza a montar

Ya sea que utilices ángulos para las repisas, rieles sobre la pared o tablones directos con bases de madera, debes instalar primero las bases, los ángulos y los rieles. Sobre esas piezas se asentarán las placas ya sean de madera o comprimidos.

No olvides revisar con el nivel cada que coloques un juego de piezas y presentar la placa encima para confirmar que ha quedado nivelado.

8. Confirma la carga de las piezas

Vestidores y closets de estilo escandinavo por TEKNIA ESTUDIO
TEKNIA ESTUDIO

Organiza tu ropa con un vestidor

TEKNIA ESTUDIO

Cuando hayas montado todas las placas horizontales y los tubos, asegúrate de que las cargas son estables. Coloca con cuidado tus prendas y revisa si no hay sobrecarga sobre los ángulos o los tubos. De ser así, deberás integrar nuevos ángulos de mayor dimensión o apoyar las placas no sólo longitudinal sino transversalmente.

9. Las puertas

Choapan Decor by Erika Winters®Design: Recámaras de estilo moderno por Erika Winters® Design
Erika Winters® Design

Choapan Decor by Erika Winters®Design

Erika Winters® Design

¿Ya decidiste si quieres puertas o no? Y si vas a querer, ¿de qué tipo serán?

Las puertas de bisagras tienen la ventaja de ser muy prácticas y de cualquier material, pero requieren de un espacio libre frente a ellas y, si este es la zona de tránsito junto a la cama, estará limitada mientras las puertas estén abiertas. Coloca bisagras sencillas especiales para este tipo de puertas, pues suelen ser más pequeñas.

Por otro lado, las puertas deslizables son sumamente prácticas y pueden ser del mismo material de las repisas, de madera o bien de acrílico semitranslúcido. Para ellas debes instalar rieles en la parte alta y en el piso del clóset y asegurarte de colocar las piezas correctas para que no tengas problemas al abrir y cerrar.

10. Organización en rieles

Si te decidiste por rieles y repisas móviles, organiza las piezas de modo que le des una apariencia atractiva, colorida y divertida. Deja los percheros en las orillas, al centro coloca cajoneras y repisas para bolsos y accesorios, y los zapatos colócalos en la parte baja.

11. La iluminación

Como se trata de un clóset integrado a un diseño de habitación previo, seguramente no contará con la iluminación necesaria. Puedes instalar luces led en líneas para iluminar los percheros, y luces led individuales con baterías ecológicas en las zonas de los cajones o laterales, para no gastar energía eléctrica innecesaria.

¿Te animas a hacer tu clóset? Visita 12 trucos para mantener tu casa limpia y ordenada siempre.

¿Te animas a construir tu mismo un clóset de madera en casa?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!