7 sencillos consejos para amueblar tu casa ¡y que se vea sensacional!

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+
Loading admin actions …

¡Bienvenido a este libro de ideas! Como su nombre lo indica, aquí te daremos 7 ideas para decorar tu apartamento, ¡pero ojo!, no se trata de una lista de pasos a seguir ni mucho menos, de hecho el decorar el espacio en el que vivimos debería ser algo inherente a nosotros, pues somos nosotros mismos quienes lo habitamos, lo recorremos de determinada forma, lo usamos de una manera específica y sólo nosotros conocemos nuestros propios gustos, las cosas que nos inspiran, los colores que preferimos y los muebles que necesitamos. Sin embargo, hay veces en que el ajetreo de la vida cotidiana nos hace obviar muchas cosas y no las consideramos a la hora de amueblar y decorar nuestro hogar. Damos por hecho que las llaves, por ejemplo, no ocupan mucho espacio y dejamos de lado algo tan importante que podría ahorrarnos horas de estrés y búsqueda desesperada en las mañanas por no instalar un perchero para llaves junto a la puerta o una credenza en la entrada.

Nuestra casa, cada espacio, cada color y elemento muestra un poco de nuestra personalidad, es por medio de ella que nos revelamos ante los demás en un ambiente de intimidad y confianza, es por eso que tomar en cuenta algún consejo y buscar ideas de solución pueden ayudarnos a crear espacios funcionales y agradables. No hay que olvidar que es ahí en donde tomamos las decisiones más importantes de nuestra vida, en donde descansamos, proyectamos y soñamos. Un consejo de los expertos en decoración y diseño de interiores siempre viene bien, y cuando se le imprime personalidad propia ¡funciona aún mejor! Tu hogar es extensión de tu propia mente y cuerpo, haz que sea un reflejo de ti: natural, libre, transparente, amigable, ¡cálido e irrepetible!

1. Elige la cocina adecuada

La cocina es el corazón del hogar, es de hecho el ambiente más complejo a la hora de amueblarlo y decorarlo pues requiere de un sinnúmero de alacenas, gabinetes y organizadores. Pero al mismo tiempo tiene la disponibilidad de modularse y distribuirse de mil maneras, como si se tratara de un lego gigante, pues su funcionalidad se basa en la cercanía entre el refrigerado, el preparado y el cocinado de alimentos: mientras éstas áreas se encuentren conectadas, ¡lo demás es lo de menos!

Por lo anterior es importante conocer la superficie con la que tu casa cuenta para destinarse a la cocina: ¿es amplia o muy pequeña, abierta o cerrada, su forma es regular o angulosa? Si se trata de un espacio abierto y lineal, la cocina puede desarrollarse a lo largo del muro principal con repisas abiertas en lo alto e incluso colocar una isla. Si es pequeña o en esquina, será necesario utilizar gabinetes altos sobre la pared pero que no interfieran entre las vistas para no encerrarlo, los colores deben ser muy claros o utilizar algún contraste en donde los colores fuertes den la sensación de amplitud y profundidad. Si es angulosa, podrías considerar una estufa o la tarja en esquina, tal vez un refrigerador pequeño o una barra que sirva de alacena y comedor a la vez. Piensa bien las formas que quieres utilizar, los colores y las texturas, no olvides que menos es más, la limpieza de elementos te ayudará a mantener todo en orden y eso te inspirará a comer en casa más seguido.

2. Un recibidor funcional

No podemos olvidar el primer espacio que nos acoge al cruzar el umbral de la puerta: el recibidor. Considerando que en las casas contemporáneas prácticamente esta zona se ha eliminado y se entra directamente a la sala, es necesario crear un espacio de transición suave hacia el interior, como una especie de filtro sutil además de funcional, porque ¿dónde dejamos las llaves al entrar?, ¿dónde colocamos el bolso o el teléfono, el libro que habíamos olvidado en el carro o los recibos que dejaron en el buzón?

Una mesita, por más pequeña que sea junto a la puerta o entre ella y la sala nos permite mantener estos objetos a la mano y delimita virtualmente un sendero de acceso que le otorga un aire de solemnidad al momento de entrar a casa.

3. Los muebles de la estancia

La estancia es sin duda el espacio más amplio de la casa, o al menos el de mayor convivencia pues, además de los habitantes, ahí se recibe a los invitados. Aquí es importante determinar la gama de colores que habrán de rodear toda el área social. Los muebles deben ser, más que sofisticados, cómodos. No es necesario que los sillones sean del mismo tono o textura, incluso el mezclar textiles con estampados contrastantes le puede dar un toque distintivo y glamouroso a tu sala. 

Un librero nunca está de más, incluso puede servirte como muro semitransparente para delimitar el área. Si tu piso no es de tu total agrado, la sala es el lugar perfecto para colocar un tapete al centro, en cambio si el revestimiento del suelo ha sido de tu elección, haz que luzca por medio de muebles que contrasten con él. Y no olvides las lámparas: una gran lámpara de piso en una esquina o dos pequeñas luminarias colgantes al centro del salón son ideales para iluminar directa y sutilmente, recordemos que la sala es para convivir en un ambiente de confianza y camaradería, una gran fuente de luz artificial no siempre es necesaria, en cambio la luz natural debe aprovecharse al máximo con cortinas delgadas o semitransparentes.

Para aprovechar los espacios que parecen muertos, visita Cómo aprovechar el espacio detrás del sofá.

4. Comedor práctico

No siempre podemos contar con una habitación especial para el comedor, a veces éste tiene que situarse en medio de la cocina o compartirse con ella incluso por medio de la barra. Si tienes la ventaja de contar con una zona destinada para el comedor, aprovéchala dándole prioridad a la mesa, pues es alrededor de ella que tus comensales se reunirán. ¿No sueles tener muchos invitados? Un comedor compacto es la solución, y si tienes suficiente espacio puedes colocar una alacena minimalista, como la de la foto, o una vitrina de cristal para colocar vajillas y elementos decorativos a la vista. Si sueles tener muchos invitados, elige una mesa larga y amplia, pero si no cuentas con suficiente espacio, las mesas extensibles son una buena opción.

Las sillas son un elemento con el que puedes jugar infinitamente: no es necesario que formen parte integral de la mesa, puedes combinar estilos, colores y texturas para rodearla. De pronto un par de sillas de madera rústica pueden hacer un juego perfecto junto a dos pares de blancas sillas de acrílico y cristal. En gustos, ¡nada está escrito!

5. Dormitorio ¿simple o matrimonial?

La elección de la cama adecuada es crucial para la definición del dormitorio. ¿Necesitas una cama individual o matrimonial? De ésto dependerá la distribución que hagas del mobiliario. Toma en cuenta que debes aprovechar las ventanas que la habitación pueda tener, por lo que trata de no cubrirlas con muebles y de colocar la cama lejos de ellas.

Si la superficie de la habitación es poca, trata de enfocar la atención en la base y la cabecera de la cama para que ahí se dirijan las vistas, organiza repisas, cajoneras o anaqueles en un muro longitudinal para que delimites la superficie a lo largo y no la entorpezcas. Los colores recomendables son claros y neutrales, aunque puedes poner algún acento colorido en un muro, relieves sobre la pared o en las cortinas.

La iluminación junto a la cama es muy importante, pues al despertar de madrugada evitarás tener que levantarte para encender la luz y una lamparita sobre la mesita de noche o empotrada en la pared, como en la foto, es de mucha ayuda.

6. El cuarto de baño

Lo importante en el cuarto de baño es que la humedad no dañe la estructura, las instalaciones ni los muebles, por lo que un piso fácil de limpiar es lo ideal. Los tapetes son de mucha ayuda junto a la tina o la ducha para absorber el agua sin correr riesgos de caer, y un piso antiderrapante es el complemento ideal.

Considera la superficie con la que cuentas y analiza la cantidad de objetos que debes guardar aquí: muchas veces la ropa de baño como toallas, batas o pantuflas no caben, en ese caso no insistas, podrías hacer que el cuarto se vea apretado y las texturas y mobiliario no luzcan entre toallas colgando por aquí y batas por allá, cuando esa ropa podrías guardarla en el armario del dormitorio o del corredor.

Los muebles deben ser precisos y funcionales: un lavabo con gabinete para guardar los utensilios de limpieza e higiene, un espejo amplio y una repisa en la ducha para colocar los jabones, lociones y champú.

Si lo que necesitas es reformar tu baño, visita 5 remodelaciones de baños ¡increíbles!

7. Y si hay terraza…

Si tienes la fortuna de contar con una terraza o balcón, ¡aprovecha el privilegio! Lo ideal de estas zonas es disfrutar del aire fresco, de la tibieza del sol y la belleza de los atardeceres. Para eso, incluye poco mobiliario pero que sea práctico: una mesita pequeña, uno o dos pares de sillas, de preferencia de madera o material resistente a la intemperie, una sombra para los días de verano y macetas, muchas macetas, rodéate de plantas ya que es difícil construir un jardín en la terraza. La idea es que disfrutes de un momento agradable en libertad, y bajo tus propios parámetros.

Aquí te damos 7 tips para optimizar el espacio de patios pequeños ¡al máximo!

¿Estás listo para iniciar con el proyecto de tu vida?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!