¿Cómo pintar una pared de piedra? – ¡Aquí te lo decimos!

ISABEL GÓMEZ CABRERA ISABEL GÓMEZ CABRERA
Loading admin actions …

Es posible que las paredes revestidas o hechas de piedra de tu hogar duren años. Es por eso que de un día a otro dejen de gustarte como al principio o sientas que le convendría una renovación. Lo bueno de este caso es que la piedra puede ser pintada o renovada de muchas maneras, y al terminar con el proyecto, verás que además de fácil y rápido, pareciera que está recién construido el muro.

¡Aprovecha que el calor está empezando y que no han llegado las lluvias para trabajar estas ideas! Sólo debes correr a la tienda por brochas, pinturas y tintes… ponerte ropa cómoda que puedas ensuciar… e invitar a alguna amiga que comparta el gusto por la renovación. ¡A comenzar!

1. Escoge el color correcto y la pintura adecuada

El color dependerá del diseño de la habitación y de los muebles. Es de imaginar que si quieres pintar de colores claros es porque la piedra también lo es. Si la piedra es de color obscuro y deseas un color claro, se llevará muchas más capas de pintura. Lo recomendable es que no busques la perfección, porque a diferencia de un muro bien aplanado, pintar sobre piedra toma su tiempo y nunca quedará 100% homogéneo.

La mejor pintura para las paredes naturales de piedra es la vinílica para exteriores. La puedes conseguir en cualquier tienda de pinturas, tiene una amplia gama de colores, incluso a la medida de nuestra imaginación con los nuevos procesadores y mezcladores computarizados de color. Sólo debes seguir unos pasos previos a la hora de pintarla.

También existen tintes para darle tonos distintos a las piedras sin cubrir por completo las vetas o texturas naturales. Otros productos, como los selladores para piedra, ayudan a mejorar su vista. Lo necesario en cada caso es preparar bien la superficie y colocarle una base.

2. Prepara la superficie

Lo primero que debes hacer es preparar la superficie. Si anteriormente le habías dado una mano de pintura y deseas cambiarla, remueve la que se ha resquebrajado. Dedícale un tiempo a quitar el polvo, la tierra y el exceso de cemento de las juntas. Para esto puedes usar detergente y un cepillo de cerdas duras.

Si la pared de piedra se ha cubierto de moho, límpiala con una solución de agua tibia y cloro. Otros remedios caseros incluyen vinagre si diluir o bórax. Enjuaga con agua limpia antes de que se seque, ya que algunos productos, aunque sean naturales, pueden modificar la composición de la pintura.

No olvides de trabajar siempre con lentes protectores, tapabocas y guantes. El polvo, el cemento seco o el moho, pueden llegar a ser irritantes en la piel como en las mucosas.

3. Quita el óxido de la piedra

Sala de juegos - Vista general: Cavas de estilo ecléctico por Weber Arquitectos
Weber Arquitectos

Sala de juegos – Vista general

Weber Arquitectos

En México es muy común que el agua sea dura; es decir, tenga muchos minerales. Éstos en contacto con la piedra o el metal producen manchas que son difíciles de quitar de dichas superficies. Afortunadamente, existen muchos productos comerciales y métodos caseros que te ayudarán a darle una vista renovada a la piedra.

Si las manchas no son difíciles, prueba restregarlas con jugo de limón en un día soleado (usa guantes para esta tarea y evita que el limón te caiga en la piel). Asegúrate de que estén completamente cubiertas. Déjalo actuar al sol directo durante cinco minutos. Después rocíalas con bicarbonato de sodio y frégalas con el cepillo de alambre.

Si las manchas no desaparecen con este primer tratamiento, compra un producto comercial más fuerte que contenga ácido oxálico (lejía para madera).

4. ¡Sella las grietas!

Si no se sellan, las grietas en las paredes de piedra consumen mucha pintura y queda un acabado desprolijo. Lo que hay que considerar es que la piedra natural debe poder respirar y que el agua que penetre pueda evaporarse.

En el mercado hay muchos selladores que nos ayudarán con esta tarea. Tan fácil como limpiar la superficie y aplicar el producto con una cuchara de albañil. Dependiendo de los ingredientes, se deberá dejar secar de 12 a 24 horas. Antes no continúes con el proceso de pintado, ya que si está húmedo y se le agrega más humedad, tanto el sellador como la piedra pueden dañarse.

5. Aplica la base

Debido a su constitución, ninguna pintura se adherirá a la superficie de la piedra desnuda. A primera vista, el acabado podrá verse uniforme y duradero, pero después de un breve periodo, dará como resultado el desquebrajamiento.

Una vez que la piedra está limpia, siguiendo los pasos anteriores, coloca una imprimación duradera de látex funciona para paredes interiores pero fallará en zonas expuestas a la intemperie y la fricción. En este caso, es mejor usar una imprimación de acrílico.

6. ¡Pinta!

Oficinas y tiendas de estilo  por Solnhofen
Solnhofen

Piedra estampada con cangrejos

Solnhofen

¡Llegó el momento que tanto esperabas! Después de la preparación del soporte, es tiempo de la diversión. Con cada brochazo verás cómo el muro de piedra sigue mejorando su apariencia. Deja secar cada mano de pintura antes de darle otra porque si no, sólo estarás arrastrando la primera capa.

En los muros de piedra no aplica la regla de pintar en un solo sentido, ya que la misma textura y porosidad de este material te irá guiando. Utiliza brochas más pequeñas o pinceles para rellenar los espacios pequeños, y así darle la apariencia más prolija posible.

¿Planeas renovar tu muro de piedra? ¡Dinos si estas ideas te ayudaron!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!