Una casa en terreno pequeño ¡pero con gran estilo!

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+
Loading admin actions …

Como un hermoso ejemplar de la arquitectura moderna en México, casa La Escondida se levanta rebosante de estilo, brillo y elegancia. A cargo del despacho de arquitectos de Monterrey FC3 Arquitectura, casa La Escondida es una vivienda construida en un lote con apenas 11 metros de frente, una superficie pequeña considerando la belleza que se logró en una construcción que sirve para albergar la vida de una familia de cuatro personas. Como veremos, se trata de una casa con mucho carácter espacial, sofisticada, de estilo discreto en su interior pero majestuoso y altivo en su exterior. Un diseño muy moderno y una espectacular muestra de la arquitectura mexicana moderna.

¿Vamos a conocerla?

Fachada principal

Al atardecer, las cálidas luces de la fachada desbordan un brillo radiante sobre la calle. La fachada principal consta de una cochera techada por la segunda planta, sobre la cual luce una maravillosa celosía de listones horizontales que ventila y protege un pequeño balcón. Junto a ella, un nicho cubierto de baldosas de granito flameado se ilumina con dos sutiles luminarias verticales. La entrada peatonal comienza en la banqueta, encaminándonos a lo largo de un sendero escalonado cuyas huellas se iluminan por pequeños haces de luz naciendo del suelo por un lado, y por el otro con un delicado jardín ornamental. Sobre la puerta, un pequeño balcón nos recibe, luminoso, como una blanca sonrisa abierta a las visitas. 

Monumental, un enorme muro también de granito flameado separa elegantemente el acceso peatonal del vehicular, coronando el camino y convirtiéndose en un elemento protagonista del diseño.

Vestíbulo

Al entrar a casa nos encontramos en un vestíbulo amplio y abierto en donde el recorrido se distribuye hacia las escaleras para subir al área privada de las habitaciones, al sanitario o al área de estar si se sigue de frente. La paleta de colores ronda entre el blanco y crema en pisos, muros y cielos y el marrón oscuro de la madera, la marquetería y el mármol veteado de la escalera y las repisas. Una entrada sin duda ¡muy prometedora!

Escalera

La escalera junto al vestíbulo es un elemento más que estructural, decorativo. A pesar de su pequeña superficie, el brillo impresionante del mármol oscuro, la textura, el reflejo del barandal de cristal y la sutil conexión que hace entre el área privada y la social por medio del muro lateral transparente, hacen de ella un espacio totalmente disfrutable y lleno de encanto. Un lugar de transición que invita a quedarse en él por unos instantes antes de llegar al destino trazado.

Estancia y terraza

Siguiendo de frente por el vestíbulo, tras pasar el cubo de las escaleras, nos topamos con el área social, un espacio compartido entre la sala y el comedor y cuyas visuales se ciernen sobre un patio privado que hace las veces de terraza y jardín. Sin olvidar que el terreno cuenta con una superficie limitada, el tener la posibilidad de contar con un jardín privado y una terraza integrada a la estancia por medio de grandes ventanales es un reto muy bien logrado. La transparencia de los ventanales incrementa la sensación de amplitud del área, mientras que el muro blanco del patio, rodeado de vegetación ornamental, simula ser un sendero que se alarga en el patio infinitamente.

Cocina

La cocina es de corte moderno, de estilo industrial pero muy bien adaptado a la vida cotidiana de una familia tradicional mexicana. El color negro de los muebles luce elegante y discreto, sin oscurecer ni acaparar la atención del lugar gracias a la contraparte que hace el acero inoxidable de las encimeras y los electrodomésticos. La persiana sorprende en una presentación audaz: también es de color negro, y curiosamente hace lucir más elegante y menos formal un espacio que ya es, de por sí, el cálido corazón del hogar.

Jardín y terraza posterior

El patio posterior es un pequeño espacio que se inserta en el interior gracias a los ventanales que dividen las áreas. A la orilla, colindando con la casa vecina, un breve pero consistente jardín aviva el lugar y lo llena de color y brillo. Las plantas decorativas son algunas colas de zorro, aves del paraíso, un pequeño pino en ciernes y algunos cubrepisos. La cubierta de vigas horizontales le da un toque rústico al lugar sin perder el carácter moderno del diseño. Los colores terrosos del piso y los muros le otorgan una esencia de magia íntima, hacen que cada rincón, cada espacio, cada centímetro de esta casa se sienta como un hogar en toda la extensión de la palabra: ¡cálido y encantador!

Para conocer más proyectos de arquitectos mexicanos, visita Una casa moderna y rústica a la vez.

¿Qué te pareció esta propuesta de la arquitectura moderna hecha por mexicanos? ¡Cuéntanos!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!