Cuarto de Huéspedes | Lienzos sin límites

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

Invitados, aparecidos, inesperados o planeados, tener huéspedes en casa siempre es una aventura empezando por ¿dónde van a dormir?  Muchos de nosotros no contamos con espacio suficiente para un cuarto de huéspedes o no pensamos en esa segunda habitación como el cuarto de huéspedes, quizá el estudio y cuando por fin llegan las visitas, desde el sofá hasta el piso de la sala y el estudio se convierten es recámaras para nuestros invitados.

Pero si contamos con esa habitación extra ¿por qué no pensarla en el cuarto de huéspedes que nos convertirá en los anfitriones perfectos?

Sabemos los elementos básicos: una cama – que puede sustituirse por un sofá cama, un futón, un diván o en el peor de los casos un colchón de aire o un catre plegable -, una mesita de noche, un reloj despertador, una lámpara de tocador y una portátil, ropa de cama y almohadas. Y los detalles extra marcarán la diferencia dependiendo de cómo los arreglemos.

 Y en homify te encontramos unas ideas para comenzar…

Románticos

Recámaras de estilo moderno por LEIVARS
LEIVARS

Wimbledon

LEIVARS

Mónica Geller de Friends tenía el mejor gusto para un cuarto de huéspedes. Romántico pero no cursi, es el punto medio que buscamos con este estilo. 

En esta imagen, el detalle semi-bucólico floreado de la pared principal deberá equilibrarse suavemente con el mobiliario y los detalles. Así dos mesitas de noche o dos burós de estilo clásico pero sobrio acompañan una cama que de no ser por los cojines caería un poco en lo desaliñado por la base de bejuco tejido y teñido, sin embargo el contraste de blanco sobre blanco ostión del edredón y la alfombra, evitan caer en el cliché sesentero. 

Y coronan la estancia dos lámparas transparentes que dan la idea de floreros de no ser por sus pantallas color vino que acentúan la presencia del blanco y a su vez se equilibran con las dos paredes laterales pintadas en un tono verde agua claro que resulta el camino idóneo para la vista hacia el jardín por un lado y hacia el pasillo por el otro.

Para redondear, una lámpara moderna al techo de luz suave, recordemos los nuevos focos que ahorran energía y proveen luz pastel, un par de imágenes de gratos recuerdos y un florero porque ante las flores pintadas no hay nada que destaque más que las naturales.

Escandinavos

Las características de este estilo por sobre todo son la funcionalidad, confort y destellos de alegría y para muestra un botón.

El estilo escandinavo aprovecha el espacio al máximo en toda habitación, no hay ángulo, esquina ni rincón que no se adapte al diseño y para evitar el sobrecargado y siguiendo los principios de la sustentabilidad, la madera es el material fundamental en colores claros y pinceladas de color que rompen con la sobriedad.

Así en este imagen, para el visitante solitario – aunque sabemos que las parejas enamoradas caben donde sea – se aprovecha todo el espacio al colocar la cama individual como parte de un conjunto. Una especie de medio-armario empotrado, dejará volando las cajoneras, y proveerá el marco de closet a la cama individual dando la sensación de practicidad y limpieza sin olvidar lo acogedor que resulta la madera.

Y si lo imaginamos, será como en las películas donde micro-apartamentos cuentan con una cama que se desdobla de la pared por las noches y se empotra en la pared por las mañanas para ir de dormitorio a estancia.

Rústicos

Bello, acogedor y de simpleza funcional. Este cuarto será como el corte de cabello hipster, cuidadosamente descuidado.

Podemos pensar que se hecho mano de todo lo que sobraba en los otros cuartos, pero si miramos con atención veremos como cada detalle esta pensado para brindar esa sensación casi rural pero elegante y funcional. La cama es sencilla con una cabecera cuyos detalles en cruces de madera parecen zurcidos a los cojines que combinan con la manta que cubre el edredón.

Predomina la madera en el mobiliario y los tonos beige que se acentúan en contraposición con el piso en tonos oscuros al igual que el escritorio y la silla de noche. Pero la estrella de esta habitación es la lámpara lateral vestida de manta para suavizar la luz que conversa con las velas en el nicho-tocador, un detalle sencillo pero a la vez fascinante y etéreo.

2 en 1

De regreso a nuestra primera objeción. ¿Y si no hay el espacio o el espacio está destinado para algo más? Como podemos ver aquí, un estudio puede convertirse en un cuarto de huéspedes colocando los elementos básicos.

Si pensamos en un colchón de aire y sábanas ajustables, lo coronamos con detalles pseudo-orientales en los cojines y destellos de colores, redondeando con mesita y lámpara de noche, nuestros visitantes no se verán agobiados por la sobriedad del estudio como espacio para reflexionar y trabajar, sino que sentirán la curiosidad ante un espacio agradable y confortable que también invita a echar un vistazo a los libros, en una de esas quizá encontremos esa lectura epifánica de noche.

Espacio donde no lo había

Y continuando con el espacio en donde no lo hay. Como dice el comercial la onda es buscarle y adaptar. Algunas casas antiguas y apartamentos cuentan con un ático que generalmente es destinado como espacio de almacenamiento. Y mientras dicho propósito no es erróneo, el ático puede ser un lugar muy especial, acogedor y hasta romántico para nuestros huéspedes en pareja, o divertido y escabroso en el mejor de las acepciones para niños y jóvenes.

Y como vemos en esta imagen, contenidos los elementos básicos, el acento es la ventana que da al patio pero que por su posición nos hace contemplar el cielo por las noches en busca de estrellas fugaces, e invita al sol a acariciarnos cada mañana al despertar. Una decoración sencilla que combina con el piso de duela y el techo de madera, el detalle quizá disonante pero a su vez juguetón: la mesita de noche setentera.

En el loft sin divisiones

Y en los estudios o lofts donde las paredes son más bien imaginarias, o bien la partición del espacio es el resultado de mobiliario e ideas fuera de lo común, de alguna manera nos hace la vida mucho más sencilla.

Si, la cama es inevitable y podemos sustituirla por un diván o un sofá cama, de preferencia seguir la paleta de colores que hayamos escogido para decoración, pero ¿por qué no recurrir a detalles chillantes aquí y allá? cojines, mantas y un pequeño sillón en este caso en amarillo canario, destacan más no opacan ni resultan insoportables aunque si conservan una actitud soberbia pero juguetona.

Con estas ideas, tu cuarto de huéspedes será el lugar preferido de todas las visitas, tanto así que deberás pedir que no te llegue un Alan Harper como en Two and a Half Men que nunca jamás se quiera ir…

¿Y tú como quieres decorar tu cuarto de huéspedes? Comparte tus ideas y experiencias con nosotros en el espacio de comentarios  …  
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!