Una casita en el Bosque… ni para Caperucita Roja

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

¿Quién no quisiera tener una casa en el bosque? Despertar con el sol en la cara, salir a correr por un hermoso jardín y disfrutar del clima templado que ofrece el bosque mientras descansamos en la sala tomando un chocolate caliente frente a la chimenea. En días de lluvia, verla caer y no mojarse y deleitarnos del paisaje. 

¿Y si tuviera alberca? En el verano sería el motivo de reuniones familiares y de amigos. La casa del bosque, la casa del campo son el lugar perfecto para descansar, para relajarse, para retirarse del estrés de la ciudad y hasta la vida moderna pero sin olvidar la comodidad.

Así, en homify nos dejamos inspirar por la obra del arquitecto Jorge Regules y su Casa del Bosque, diseño, sofisticación, comodidad y acogimiento, son algunas de las características que se vienen a la mente frente a esta maravilla, déjanos sorprenderte…

La Fachada

Desde la fachada, nos damos cuenta que no hablamos de la casita de la abuelita que solía visitar Caperucita Roja. 

Nos recibe un largo corredor de grandes ventanales que solo nos introduce más y más a esta ensoñación que, a pesar de su sofisticación y belleza, tiene un aire de humildad que se interna en su entorno sin querer competir con la naturaleza, más conversar con ella y volverse una. Así, rodeados de vegetación y hermoso jardín, la luz que entra y corre será protagonista en esta casa que le brindará ligereza, calidez y permitirá un flujo constante.

Doble Altura más no Doble Estancia

No hay nada que brinde la sensación de mayor espacio que la Doble Altura, pero ojo, en la obra de Jorge Regules, no aparece la invención progresista de Le Corbusier en doble altura ocupada por una estancia, por el contrario, Regules se permite liberar el espacio y estas grandes alturas de piso a techo, del doble de lo tradicional – 2.75 mts. – y un poco más, le brindan no solo ligereza a la construcción, sino que permiten que diseño y decoración se den vuelo en materiales que, de no ser por el espacio, podrían resultar pesados y abultados.

Así la chimenea de piedra conversa suave y sencillamente con una mesa de centro en madera de dos colores, un mobiliario curiosamente sobrio que a la vez se vuelve cálido por textiles suaves y la preponderancia de la madera en pisos y mobiliario.

Cocina Rústica pero moderna

Todos disfrutamos de una cocina rústica, la presencia de la madera nos da esa sensación, meramente mental, de un mejor sabor. Y bueno, los que han podido cocinar con leña saben a lo que nos referimos. La madera nos fascina y mucho más en la Casa del Bosque, ¿de dónde más podríamos hacer los muebles?

Pero la madera necesita compañeros con los quien compartir y departir, así la presencia de piedra de cantera y mármol, enmarcan y disimulan la inevitable presencia de la modernidad, como la cocina y el refrigerador por ejemplo.

Textiles ad hoc en sillas confortables, se coronan con un bello y sencillo candelabro de metal que se vuelve acento nuevamente gracias a las grandes dobles alturas que se conservan en la casa.

¿Placer Culposo?

Con esta belleza escondida, ¡para nada! La cava es una pieza en el rompecabezas que hace de la Casa del Bosque algo tan especial.

Adecuada para sus funciones, madera y ladrillo son la pareja perfecta para cuidar de nuestros vinos y conservar el buque, que de alguna manera nos inunda al estar en la antesala de la gran fiesta del Dios Pan a la espera que Sátiros y Silenos se nos unan.

Resalta el hermoso techo de ladrillo, un recordatorio de ¿quién invento el champan? ¡los monjes! y si recordamos al de Robin Hood, podemos vincular esta maravilla con la sensación de criptas y / o capillas que nos acercarán más a la iluminación a través del vino…

Un placer culposo pero un placer a fin de cuentas.

La Alberca

Y para terminar, una tranquila piscina cerrada que nos brindará largos días y noches de diversión y relajación por igual. Disfrazada por el largo corredor que nos recibe es una maravillosa sorpresa y al ser cerrada evitará que nos enfriemos en el clima templado y frío del bosque pero a su vez, gracias a sus grandes ventanales nos permitirá disfrutar del paisaje que nos rodea, casi como un lago privado.

Resaltan las columnas de cantera rosada cuya calidez nos remontará a los viejos baños romanos de los que ahora solo podemos leer.

A nosotros nos encantó el detalle de la alberca escondida, ¿y a tí? Platica con nosotros en el espacio de comentarios  …  
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!