CASA PA: Casas de estilo moderno por HDA: ARQUITECTURA BIOCLIMATICA

Casas de arquitectura bioclimática en Ciudad de México

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+
Loading admin actions …

La arquitectura bioclimática, o bio-arquitectura, es una rama del diseño arquitectónico e ingenieril que opta por el ahorro en gasto de energía, evita el uso de materiales dañinos al medio ambiente tanto en su generación y producción como en su uso, y utiliza en lo posible sistemas pasivos y de adecuación al ambiente en cuanto a materiales, diseños y orientaciones de las edificaciones, para un mejor manejo del clima y los recursos naturales de la localidad.

En México existen varios despachos de arquitectura se trabajan bajo estos parámetros, los cuales por cierto, dan un amplio margen a crear diseños asombrosos, adecuados al paisaje, cálidos y generosos a los humanos, y con un estilo encantador y único.

Uno de esos despachos es el de Héctor Del Mar HDM Arquitectura Bioclimática, quien se ha especializado en crear proyectos de corte contemporáneo con detalles rústicos y tradicionales de la región, gracias al uso de materiales endémicos, aislantes y acabados naturales y el uso de los recursos naturales y locales. Este despacho está localizado en Ciudad de México y ofrece servicios también en el Estado de México y en todas partes de la República Mexicana.

Te invitamos a conocer algunas de sus obras.

1. Casa ZAP, ejemplo de vivienda de arquitectura bioclimática en el Estado de México

En esta casa de arquitectura bioclimática se hace un uso muy contemporáneo de los materiales para crear formas y volúmenes fuera de lo común.

En esta residencia la premisa fue respetar la terraza, elemento tradicional en la arquitectura residencial regional. Su diseño, de hecho, responde a una orientación adecuada al clima, logrando un espacio abierto de doble altura en la zona social del interior, de donde se abre un canal de agua que termina en una alberca que corona el jardín.

La deslumbrante fachada oculta misteriosamente las maravillas de los interiores.

Desplantada en una superficie de 450 metros cuadrados de construcción, esta casa se desarrolla en tres plantas, con una cubierta en la zona central que se abre y desdobla para permitir la entrada de luz y calor natural en invierno, a la vez que se puede cerrar en verano. Además, permite la recolección de agua de lluvia y cuenta con paneles fotovoltáicos para el uso de energía en el interior.

Las aristas y ángulos agudos le dan una apariencia muy contemporánea y de última tendencia.

2. Casa Valle, arquitectura bioclimática mexicana

Esta monumental residencia se ubica en una pendiente en medio de un bosque de pinos con vista a un lago, que tuvo que ser trabajada al detalle y con sumo cuidado para brindar espacios seguros y confortables.

El diseño se basó en tres premisas:

1. Aprovechar las vistas del predio, esto se pudo lograr girando un nivel sobre otro para mover las vistas y, dependiendo del nivel, poder observar detalles que no se pueden apreciar desde los otros.

2. El diseño estructural se trabajó estrictamente para lograr una estabilidad de alto nivel, levantando muros y elementos constructivos sólidos de materiales resistentes para soportar los elementos transparentes con los que se logran las vistas.

3. Lograr un diseño armónico por medio de una serie de fachadas y elementos exteriores que envuelvan la estructura y los niveles, integrándose a cada función de la residencia: un techo que baja y se convierte en estructura de la zona social exterior, con una doble altura y a la vez privatizando ciertas zonas.

Cada parte del diseño se integró al resto de la vivienda para funciona correctamente, pero también para lograr juegos espaciales y visuales increíbles.

La casa se desarrolla en 612 metros cuadrados. Podemos ver que el techo superior, de la última planta, contempla una zona verde y alberga los páneles.

El entrepiso del segundo nivel a su vez se convierte en jardín de la gran terraza, y este es también la cubierta del primer nivel, que se integra y comunica directamente con el suelo natural del paisaje.

3. Casa PA, ejemplo de arquitectura bioclimática espectacular

Esta casa es el resultado del rescate de una vieja casa construida en los años sesentas, bajo el estricto estilo californiano y moderno de Richard Neutra. El diseño original contemplaba un generoso jardín de viejos árboles y vegetación que había crecido durante años sin ton ni son.

El trabajo consistió en descubrir y recuperar la estructura original debajo de las diversas remodelaciones que se hicieron a lo largo de los años.

Falsas fachadas, plafones y acabados en madera ocultaban hermosas piezas de ladrillo rojo y piedra, para las que sin embargo fue necesario un arduo trabajo de reestructuración para poder resaltar esa belleza tan escondida.

Para lograr también un diseño adecuado al clima y condiciones de la región, se llevó a cabo un programa con varias estrategias.

Lo primero que se hizo fue conocer y entender las condiciones del sitio para aplicar las mejores técnicas bioclimáticas, como lograr ventilaciones cruzadas abriendo muros, modificar pendientes para aprovechar el agua de lluvia y permitir la entrada de luz natural por medio de domos y tragaluces.

Después se unificó el uso del ladrillo de barro por medio de una técnica en la que se demuelen tabiques para mezclar con resinas y mortero para pintar las modificaciones de los muros originales; se dejó concreto aparente en losas, y se integraron estructuras de acero, además de vigas de madera rescatada de pisos desechados.

Finalmente, la casa se adaptó para poder ampliarse con nuevos usos: dos baños, vestidor, baño principal, alberca, cuarto de servicio y gimnasio. También se modificaron instalaciones hidráulicas, sanitarias y de energía.

¿El resultado? Un diseño integral de barro, acero y vidrio que se integra al generoso jardín y crea espacios seductores sin perder su toque tradicional y moderno.

4. Zotehuela, diseñado en base a la arquitectura bioclimática

El diseño de esta terraza fue manejado como un proyecto completo residencial, por la complejidad al encontrar un manejo de formas y materiales para lograr la correcta adecuación al clima, pues la zona ya estaba destinada y delimitada, sin oportunidad de cambiar orientaciones o superficies.

El diseño se basó en manejar pendientes precisas para lograr el ingreso de luz natural en invierno y evitarla en verano se utilizó madera para un estilo rústico, y concreto para lograr un resultado industrial al final.

Muros semitransparentes iluminan sin calentar, la sala interior puede cerrarse por medio de muros deslizables de vidrio con marquetería de madera, o bien abrirse para integrar una única terraza amplia y luminosa.

También se capta el agua de lluvia, y se redujeron costos al construir piezas en madera ensambladas en sitio, evitando gastos de traslado de materiales, consumo de energía y contaminación.

Te invitamos a conocer la Arquitectura emocional, y cómo puedes integrarla a tu casa.

5. Departamento Caja Negra

Se trata de la remodelación de un departamento de 100 m2 ubicado en la colonia Cuauhtémoc, de la Ciudad de México y distribuido en dos niveles.

La premisa fue aprovechar al máximo la superficie y los materiales ocultos de la construcción original, para lograr una mayor amplitud, iluminación y ventilación natural.

El nombre de caja negra se debe a que existe una zona, una especie de caja negra en un extremo del departamento, que concentra los servicios de la vivienda, como áreas de guardado, de lavado y en general de actividades de mantenimiento.

El departamento se construyó en los setentas, por lo que mantiene un estilo de corte modernista, con ventanales de vidrio con herrería y pequeños balcones como zotehuelas. En estas zonas se organizaron huertos urbanos. 

Así mismo, ciertas zonas como un balcón de servicio anterior, se aprovecharon para unas nuevas escaleras, para integrar iluminación y para conectar zonas de la casa que logran una mayor fluidez y funcionalidad.

Te dejamos algunas ideas modernas y decorativas para zotehuelas.

6. Jardín de durmientes

Este proyecto también consistió en el rescate de un espacio posterior de una residencia, un jardín que se encontraba en desuso pero que debía ser rescatado para lograr un lugar para recibir invitados y organizar eventos.

La idea fue recuperar un paisaje ya olvidado, armónico, encantador, fresco en donde la naturaleza reine a plenitud, y pueda disfrutarse lo mismo en tertulias que en eventos formales.

Se le llama jardín de durmientes porque se utilizaron durmientes de ferrocarril recuperados para construir los pisos y plataformas que integran el diseño.

Los propietarios querían tener la sensación de estar en un jardín, no en una terraza decorada, por lo que el uso de este tipo de materiales y la vegetación integrada en muros, pisos, desniveles y algunos estanques alrededor, además de elementos integrados como chimenea, barra de bar y mobiliario, fueron imprescindibles para lograr una atmósfera natural y fresca.

Conoce estas 10 ideas creativas para jardines.

7. Casa Calavera

La casa Calavera se ubica en una zona con topografía complicada, pendientes y límites construidos que complican un poco el diseño, las vistas y el aprovechamiento de la zona.

Este proyecto consistió en la remodelación de una casa de dos niveles y una fachada cerrada, que evitaba las vistas hacia las colinas ubicadas en el contexto y la integración de luz natural suficiente.

La estrategia fue abrir la fachada para integrar la luz y las vistas, además de lograr una simbiosis entre el paisaje y los interiores. Esta transparencia, sin embargo, se protegió por medio de shutters de aluminio, para mantener la privacidad y controlar la entrada de luz natural.

Se construyó un tercer nivel para completar el programa de necesidades de los clientes, ubicando la recámara principal con su propio baño y vestidor.

Este nuevo elemento se abre hacia las vistas de las colinas con un gran muro transparente, integrando además luz natural y zonas de terrazas y balcones, lo que se necesitaba para disfrutar del entorno natural.

8. Departamento del Músico

Este departamento fue remodelado para un artista de la música, quien solicitó expresamente un espacio para vivir así como para crear música.

El departamento, de 250 m2, contaba con tres recámaras y cuatro baños, más una terraza y un mezzanine, espacios que no le eran funcionales para desarrollar su arte y para sus necesidades personales. Por ello, el diseño se conformó a partir del concepto de un estuche de instrumento musical: las texturas, los colores y las formas se asemejan a guitarras acústicas, a forros interiores de estuches, a instrumentos de viento, a cuerdas de guitarra…

Las recámaras se adecuaron, en forma, color y textura, para tener una función específica cada una, como la zona de servicio, estudio de grabación, cuarto de visitas, y el aislamiento preciso para no afectar a los vecinos con la música.

El resultado es asombroso, recorrer la vivienda es recorrer un estudio musical o un museo de la música, con texturas, con sensaciones y con sonidos extraordinarios.

¿Qué proyecto te encantó? ¡Cuéntanos!
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!