Construye tu propio asador ¡con un tambo o un barril!

ISABEL GÓMEZ CABRERA ISABEL GÓMEZ CABRERA
Loading admin actions …

Desde que el ser humano adquirió la habilidad para usar herramientas y construir objetos, sentimos la imperiosa necesidad de ver materializadas nuestras ideas. Disfrutamos de construirlas desde cero comprando los materiales, adaptando los objetos que encontramos en bazares o ventas de garaje y también, dándole nueva vida a aquéllos que parecen sin esperanza.

Dedicaremos este libro de ideas a los amantes de los asados de fin de semana, quienes están pensando en remodelar el jardín para añadirle ese espacio para reunirse al aire libre con amigos y familiares. No necesitarás de mucho presupuesto ya que utilizaremos un objeto poco común en nuestra casa pero fácil de comprar en Internet, en algún pueblo mexicano o en un remate de alguna hacienda.

1. Elige el tamaño perfecto de barril

Ya sea que elijas un barril o tambo metálico, o uno de madera, lo podrás encontrar desde los 200 litros de capacidad hasta los 700 litros. Dependerá del tamaño del espacio del que dispones en tu jardín o patio. Las dimensiones de los primeros son de 0,55 metros de diámetro de la boca o cabeza, 0,70 de la barriga y 0,95 m de altura. En cambio, los más grandes pueden llegar a los 0,88 m de diámetro de la boca y 1,05 m de la barriga, teniendo una altura de 1,15 m.

Si tu familia es grande o tienes muchos amigos esperando el gran día de la reunión, es mejor que busques las opciones más grandes. También dependerá del barril que puedas encontrar. Si dispones de presupuesto, encárgalo a un maestro artesano. Si lo que quieres es reciclar, ve a un taller para pedir uno de metal, o a una hacienda vinícola o mezcalera para comprar uno descartado por ellos. Estos últimos tendrán la ventaja de darle un sabor ahumado a tus asados (y quién sabe si también sabores avinados), sólo recuerda cuidar que las bandejas metálicas donde colocarás el carbón protejan la madera.

2. Limpia el interior completamente

El siguiente paso es darle el mantenimiento necesario para quitarle cualquier residuo del uso anterior. Necesitarás una esponja metálica, jabón y desengrasante (en el caso de los tambos metálicos) o sólo jabón en el caso de los de madera, y un poco de paciencia. Aprovecha un día soleado, así verás los resultados mucho más rápido.

Después tómate un tiempo para medir y dibujar los cortes. Lo importante es que tengas una idea clara. Este diseño será horizontal, por lo que quedará tipo baúl del tesoro. Divídelo a la mitad en partes iguales, teniendo cuidado de que los cortes queden rectos ya que necesitarás que cuadren las piezas al cerrar. Para esto, usa una sierra eléctrica o una esmeriladora angular, y todo el equipo de protección como lentes y guantes.

3. Construye el soporte

Este elemento es muy importante, ya que le dará estabilidad a tu asador e incluso, movilidad si le agregas ruedas a la estructura. Si conoces a un herrero de confianza, tienes la mitad del trabajo hecho. Toma las medidas tanto del soporte externo como de los internos en los que pondrás las bandejas para el carbón, las rejillas y las protecciones laterales si el barril es de madera. Si no cuentas con un espacio de baldosas o cemento en tu jardín, lo mejor sería que también construyeras una base para recolectar el carbón que pudiera caer o para la ceniza que pueden dañar el pasto.

Para esto, utiliza tubos o perfiles metálicos mayores a los 4 mm de espesor, que podrás soldar o atornillar según sea necesario. Lo importante es que te sientes a pensar en la mejor estructura, que además cuente con un espacio de almacenamiento o adecuado para colgar los utensilios de cocina.

4. Coloca la tapa y las rejillas

Una vez hechos los cortes y la estructura del soporte, coloca tantas bisagras como sean necesarias (de dos a cuatro pares) en la parte posterior del asador. Recuerda que deben ser adecuadas al tamaño y peso del barril, y de acero inoxidable.

Como la parte interna del barril es lisa, debes soldar el soporte que diseñaste previamente para sostener las rejillas. Éste deberá medir al menos tres centímetros. Si crees que tienes espacio suficiente, coloca varios soportes a diferentes niveles para que puedas intercambiar las rejillas para controlar la cocción de los alimentos. También agrega un comal para quesadillas, vegetales y mantener calientes las tortillas. En la parte frontal, agrégale la perilla o tirador, y algún elemento decorativo.

5. Quema el interior del asador

Jardín de estilo  por Hermann Maschinenbau GmbH
Hermann Maschinenbau GmbH

Rotweinschwenker – Schwenkgrill aus gebrauchtem Barriquefass

Hermann Maschinenbau GmbH

Antes de realizar cualquier asado, haz una quema previa para eliminar cualquier químico o residuo que haya quedado. A pesar de que lo limpiaste con esmero, el fuego puede volatilizar algún elemento indeseable impregnado en el metal. Así que toma un poco de madera o carbón, enciéndela y déjala consumir. Este proceso es parecido al de curado de algunas ollas de cocina.

Una vez que termine este proceso, estará listo para cumplir su cometido.

6. Agrega los toques finales

Ya hablamos de los elementos funcionales y decorativos, pero queremos darte algunas otras ideas. Por ejemplo, pinta tu recién construido asador con una base resistente al fuego y a las inclemencias del clima. Esto ayudará a sellar cualquier porosidad del material y lo protegerá contra el oxido. En la ferretería podrás preguntar por la mejor opción.

Agrega tablas a cada lado para ir sirviendo la comida ya lista y que tus invitados puedan tomarla fácilmente, sobre todo los niños y adolescentes que deben tener cuidado con el área de asado. Si agregas además algunos colgadores, tendrás un kit completo y no perderás tiempo yendo de un lado a otro.

7. ¡Coloca tu asador en el jardín y voilà!

¡A disfrutar! No sólo celebrarás el esfuerzo hecho sino una magnífica reunión al aire libre, ya sea en tu jardín, terraza o garaje. Así podrás compartir con tu familia y amigos tu logro mientras cocinan, beben y charlan. Al fin y al cabo, de eso se trata.

Recuerda que la limpieza final es indispensable para mantener el asador en buen estado, y si llueve, vacía el agua que se haya quedado en el interior. Sin más preámbulos, ¡a cocinar!

¿Qué te pareció esta idea? ¿Nos compartes tu opinión?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!