7 trucos mágicos para limpiar el horno ¡sin usar químicos!

Cecilia Mercado Cecilia Mercado
Loading admin actions …

Después de una temporada de cocinar mucho, quizás varias cenas familiares o fiestas con amigos, después de Navidad, o una temporada muy activa con experiementación culinario el horno de la cocina puede quedar hecho una verdadera pena. La grasa y la comida calentada y recalentada puede aferrarse y solidificarse en paredes y puerta del horno. Las limpiezas de los hornos deben ser periódicas para que éste no empiece a oler a quemado cada vez que cocinemos y para que no haya accidentes como incendios o mal funcionamientos del horno. 

En el mercado hay muchos limpiadores para hornos hechos a base químicos sintéticos, y aunque no todos son malos, podemos decir que muchas veces no son adecuados porque contienen ingredientes tóxicos y contaminantes. Cuando se trata de nuestra comida, o el lugar donde la ponemos, es mejor alejar todo tipo de elementos nocivos, ya que no queremos causar estragos a nuestra salud o deteriorar la calidad de nuestra comida. 

Por eso, cuando se trata de limpiar el horno, es preferible utilizar ingredientes naturales que incluso llegan a ser más eficientes y no son dañinos para la salud ni para el planeta. En esta guía de ideas presentaremos 6 consejos para que puedas limpiar el horno con materiales naturales y te quede impecable. ¡Continúa leyendo y entérate de estos 6 trucos mágicos que te rescatarán el día de la limpieza!!  

1. Primero que nada: Identifica qué tipo de horno tienes

A los primerizos de las cocina les sorprenderá saber que hay muchos tipos de hornos, no sólo bonitos y feos, y que cada horno debe lavarse según su tipo. Hay muchas divisiones, los que son polivalentes o independientes, los que son eléctricos o los que son de gas, pero la división que nos interesa es la que tiene que ver con la forma de limpiar los hornos estándar. Para eso consideramos estos tres grupos importantes:

1. Hornos con autolimpieza 

2. Hornos con textura 

3. Hornos normales

2. Características especiales de cada horno

El horno con autolimpieza tiene una función en la consola específicamente para limpiar. Esta calienta el interior a casi 500° Celsius, lo que provoca que las manchas se carbonicen y al término del proceso, simplemente se barren o aspiran las cenizas. Hay varias precauciones necesarias para este tipo de limpieza, pues las temperaturas que alcanza el horno lo hacen un mecanismo de cuidado, sin embargo es muy conveniente y práctico. 

Los hornos con textura suelen ser de porcelana, y se les llama con textura por el material y la forma. Son hornos que se pueden lavar constantemente pero al estar hechos con un material delicado se dañarían por usar limpiadores químicos, demasiado abrasivos. 

Por último están los regulares, estos son todos los hornos que no sean de porcelana ni tengan la función de autolimpieza. Este horno, como todos, requerirá retirar las repisas y los objetos desmontables para limpiarlos a parte. Actualmente ya existen hornos de carro extraible, donde toda la caja del horno se puede sacar para limpiarla al igual que las repisas, en el fregadero.

3. Sal para la comida ¡y para el horno!

En toda cocina hay sal, porque no se puede cocinar sin ella. Ahora descubrirás que cuando se trata de limpiar, también resulta muy beneficiosa. 

Lo que tienes que hacer para limpiar es preparar una mezcla salina de medio litro de agua con un puño grande de sal. Luego será necesario esparcir esa mezcla por las paredes y la puerta del horno cuando este frío. Recuerda que lavarás a parte las repisas y que tendrás que poner una dosis más generosa de agua con sal sobre las manchas. Después deja actuar a la mezcla salina de 15 a 20 minutos y luego seca todo con una esponja o una toalla de papel. 

¡Así de fácil! Te quedará tiempo incluso de mirar 8 hornos y asadores para preparar pizza en casa

4. Las maravillas del limón

Quizás esta es una de las técnicas predilectas de la mayoría, porque a diferencia de la de la sal, no deja olores extraños, sino una fragancia a limón. Los olores en la cocina son importantísimos, así que quizás ésta técnica sea tu favorita también.  

La forma de limpiar el horno con el limón será un poco diferente, consiste en exprimir el jugo de dos limones grandes y colocar el líquido en una olla con agua. Esta olla la pondremos dentro del horno y la calentaremos como si fuera un pastel, media hora a 250° centígrados en el horno a puerta cerrada. Al terminar el tiempo, y después de que se enfríe, limpiaremos con un trapo. 

El limón habrá aflojado las manchas, esterilizará el interior del horno eliminando bacterias y sobre todo malos olores. ¡Mejor opción no podrías encontrar! Será tan fácil que podrás recostarte en tu cómoda cama y tomar una siesta mientras tu cocina se aromatiza. 

5. No hay nada más efectivo que el vinagre

El vinagre es otro producto casero que no necesitas ir a buscar muy lejos, sólo estira la mano y agárralo, y ya a tendrás la mitad de la limpieza terminada.

Este elemento es un gran desengrasante natural, lo utilizan para lavar ropa, pisos, y en nuestro caso hornos. Lo que necesitas hacer es mesclar vinagre con agua, puedes poner la mitad de agua y la mitad de vinagre, o un tercio de vinagre, y colocar eso en un aspersor de agua, de esos que utilizan los estilistas para peinar. Posteriormente procede a rociar las paredes y el piso del horno con la mezcla y calienta como con el limón pero sólo diez minutos 120° centígrados. 

Puedes mezclar el vinagre con un poco de bicarbonato de sodio para hacer una mezcla más poderosa, o puedes combinarlo con vino blanco y sal, meterlo en el aspersor para rociar el horno y secar con un trapo tras la limpieza con la sal, para quitarle el olor.

También es recomendable limpiar directamente con vinagre solo las rejillas del horno, o dejar remojar las rejillas en agua con vinagre. Incluso puedes tomar un trapo húmedo con vinagre y lavar tu horno de auto limpieza al término del proceso. 

Recuerda que estos ingredientes naturales no son abrasivos por lo que tu horno texturizado no sufrirá en absoluto. 

6. El bicarbonato de sodio multiusos

Hay gente que hace gárgaras con bicarbonato por sus efectos medicinales, es además una sustancia tan poco agresiva que no nos pasaría gran cosa si nos la tragáramos, y además, es perfecto para la limpieza. 

Este método puede ser más lento, pero si podemos comer bicarbonato sin morir, tu horno, si es realmente delicado, también sobrevivirá la limpieza sin un rasguño. 

Para limpiar se recomienda diluir en un atomizador con agua una cucharada de bicarbonato y rociar con eso todo el interior del horno. Cerrar la puerta y esperar al día siguiente para quitar con una esponja la grasa que saldrá con gran suavidad. 

Si no tienes paciencia para esperar, siempre puedes hacer una pasta mucho más densa, con menos agua, y en lugar de ponerla en el atomizador, embarrarla como un ungüento por las paredes, suelo y techo del horno. Para poder enjuagar necesitarás sólo un par de horas y una esponga. ¡¿Qué te parece?!

7. ¡Quedará impecable con jabón!

Por último nos queda el clásico, pero no por eso menos eficiente, ¡jabón!

Para limpiar con jabón vegetal tendrás que hacer una mezcla de jabón blanco rallado con agua, puedes añadir bicarbonato o jugo de limón para maximizar sus efectos. Una vez que hayas integrado todos los elementos como una sustancia homogénea, procede a lavar tu horno y las rejillas. Te aconsejamos que para diluir el jabón en el agua más fácilmente, la calientes antes. 

Con esto termina nuestra lista; prueba estos 6 mágicos consejos y tu cocina quedará más blanca que un diseño de DonateCaballero Arquitectos. No olvides también compartir en la parte inferior tus experiencias con estos limpiadores naturales, y si tienes algún otro consejo mágico para limpiar la cocina.  

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!