Baldosas de cemento en un 2 x 3 – Mosaicos de colores y formas

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

Desde las grandes Haciendas Mexicanas hasta las cocinas más humildes de la República Mexicana, encontramos un detalle tan singular que, aunque no es particularmente Mexicano, si se ha vuelto simbólico por su diseño y colorido, y este es el Mosaico de Cemento Artesanal.

También denominado Baldosa de Cemento Hidráulico, es una pieza de decoración que nació en Francia a finales del siglo XIX  y se hizo famosa no sólo por su la infinita capacidad creativa que brindaba sino por el hecho de prescindir de cocción como en el caso del Azulejo. Esta técnica consiste en la utilización de una prensa hidráulica y un molde para crear una infinidad de modelos con diversos colores.

Así, con una estructura de aproximadamente 2 centímetros de espesor, estas piezas se hacen manualmente y por lo tanto, se vuelven únicas al incorporar sus imperfecciones inherentes de materiales y manufactura. Gracias a su belleza y su económico método de realización, se hizo particularmente popular hasta la década de 1920 cayendo en desuso durante la década de 1950 donde nuevos materiales más ligeros y económicos fueron introducidos al mercado.

Sin embargo, los Mosaicos o Baldosas de Cemento Hidráulico, han regresado con más fuerza que nunca y es hoy que se tratan como piezas artesanales por su proceso de manufactura así como la libertad provista por diversos profesionales para personalizar su diseño y como en homify somos bien curiosos, quisimos compartir contigo qué son, cómo se hacen y cómo se colocan y mantienen estas maravillas que nos retornan a la época de Macario, Pedro Páramo y por supuesto el Porfiriato hasta una reinterpretación de Como Agua para Chocolate y las cocinas mexicanas

¿Qué son?

Un Mosaico o Baldosa de Cemento hidráulica es una pieza de recubrimiento decorativa que se puede colocar prácticamente en cualquier superficie plana en el hogar: pisos, paredes, escaleras, techos, baños y regaderas, cubiertas, piscinas y fuentes, fachadas y más.

Dependiendo de la calidad de sus materiales, particularmente del Cemento Portland que debe ser compacto y resistente al agua se obtiene su resistencia y no son vidriadas; su durabilidad se basa en las mezclas ricas en cemento de alta calidad y la comprensión exacta de cada pieza.

Gracias a sus materiales naturales, no contaminan, son 100% reciclables y brindan frescura en lugares cálidos ayudando al ahorro de energía además que pueden fabricarse en diferentes tamaños, formas, diseños y colores.

¿Cómo se hacen?

Los Mosaicos o Baldosas de Cemento Hidráulico se conforman de tres capas: la primera es la superficie decorada, la segunda es la capa destinada a absorber la humedad de la pieza y la tercera es la capa porosa que facilitará su adherencia a cualquier superficie que queramos decorar.

Siendo los materiales clave para su elaboración la placa que contendrá la baldosa, la corona que delimitará la baldosa, la tapa que cubrirá el mosaico, el molde de diseño o trepa, la cuchara que ayudará a colocar los colores y la prensa que conjuntará las tres capas, su elaboración individual es un proceso artesanal que se desarrolló de la siguiente forma:

1. Capa 1. Se crea el diseño a base de un divisor o trepa que ayudará a mantener separados los diferentes colores que darán forma a cada mosaico. Esta capa se compone de cemento blanco de alta resistencia, polvo de mármol o marmolina, arenilla y pigmentos óxidos y orgánicos. Se colocan los colores por sección conforme al dibujo y una vez depositados se retira la trepa. Esta capa es muy importante dado que la calidad de los materiales será directamente proporcional a su resistencia, colores y brillo. Con un grosor aproximado de 4 milímetros el acabado natural es más bien cenizo y si queremos un acabado brilloso, se recomienda aplicar un sellador o cera pero esta característica nos vendrá útil para distinguir el mosaico del azulejo por ejemplo, dado que ¡ningún mosaico de cemento tiene acabado vidrioso!

2. Capa 2. Sobre la capa anterior se extiende una fina mezcla de cemento y arena que se utilizarán como secador y brindarán fuerza a la primera de color. También denominada brasage o capa mortero, su función es absorber el agua de la capa anterior y puede llegar a tener hasta un centímetro de grosor.

3. Capa 3. A base de una mezcla porosa de arena y cemento para dar el grosor y dureza de los mosaicos de cemento a compactarse se le denomina Gros y sus materiales son de una calidad inferior que abarata el costo de producción y por su porosidad proporciona mejor adherencia al mortero necesaria para su instalación.

Finalmente, tras un conveniente alisado, se aplica el golpe de presión necesario para que se unan todos los estratos con una prensa hidráulica que le compactará y obtendremos un mosaico perfecto. La prensa hidráulica debe ser al menos de 120 kilos por centímetro cuadrado aunque puede variar según la calidad y el fabricante.

Un último detalle, tras su elaboración, se curan bajo agua por un periodo de 24 horas para agregar mayor fuerza y resistencia para terminar en un solario por otras 24 horas para su secado.

¿Cómo se colocan?

Primero hay que decir que los Mosaicos o Baldosas de cemento se pueden colocar tanto en interiores como en exteriores, sin embargo para cada opción se requiere de un cierto cuidado en su aplicación.

Si hemos decidido colocarlas al interior, se recomienda un sellador penetrante y / o brillar el mosaico con cera para protegerlos de cualquier mancha, agua, grasas, aceites, etc. Si por el contrario, queremos colocarlos al exterior, se debe proteger el material de los rayos del sol con un sellador penetrante que ayudará a preservar su color y brillo natural. Y, si los hemos pensado para áreas con agua, desde el baño hasta la piscina, se deben proteger de igual forma con un sellador penetrante que les brindará impermeabilidad y posteriormente aplicar un sellador en base acrílico tanto en el material como en las boquillas.

Ahora si, aunque muchos podemos pensar que colocar estas bellezas está en chino, y si bien recomendamos siempre el contratar un profesional que pueda garantizar un trabajo de calidad, si hemos decidido recorrer el camino del ’hazlo-tu-mismo’ los pasos son relativamente sencillos:

1. Debemos tener una superficie de concreto plana, estable y bien nivelada pero sobre todo debe estar completamente seca.

2. Se aplica cemento de cola con rastrillo de dientes gruesos tanto en la superficie como en la parte trasera de la baldosa para mejorar su adherencia y evitar posibles vacíos que puedan despegarlas en el futuro. A esta capa se le denomina mortero al 100%.

3. Se nivelan las baldosas manualmente al ir colocándolas una a una sin utilizar martillo y, una vez colocadas se debe remover el exceso de mortero de la superficie con un trapo húmedo o esponja cuando todavía esté fresco.

4. La separación que existe entre cada baldosa, se le denomina juntas o boquillas, éstas no deben sobrepasar los 2 milímetros y se debe respetar la alineación de los mosaicos para conseguir un buen acabado del diseño. Al proceso de rellenar dichas juntas o boquillas se le denomina emboquillar.

5. Con ayuda de una espátula para rellenar o de una boquilla sin arena, se coloca el cemento entre las baldosas hasta que estén llenas y libres de agujeros o vacíos, cuidando de no extenderlo por encima de la misma. En caso de pasarse, se limpia el exceso con un paño húmedo.

6. Se dejan secar de 2 a 3 días. Una vez colocada y secada se limpia la superficie con abundante agua y un detergente neutro, eliminando la fina capa de polvo pigmentado que las recubre.

7. Para su mantenimiento se recomienda una limpieza regular con detergente neutro y para encerar, una almohadilla blanca así como trapeadores de polvo para remover piedras y arenillas abrasivas. Pero ¡ojo! por muy resistentes, para conservar su belleza se recomienda no dejar que se inunden o se queden con agua por largos periodos de tiempo, como goteras o agua derramada.

Manutención y Cuidado

Se recomienda el uso de tapetes en entradas que puedan remover y contener cualquier arenilla o polvo que pueda deteriorar los mosaicos. Así también, es bueno barrer nuestros pisos diariamente y pasar un plumero por superficies verticales y horizontales.

Podemos también hacer uso de un trapeador o trapo húmedo utilizando siempre limpiadores neutros, así como un enceramiento periódico con trapo blanco para mantener su apariencia.

Una de las ventajas de los Mosaicos o Baldosas de cemento es que la mayoría de las manchas pueden ser removidas utilizando limpiadores para todo uso. Las manchas más difíciles se pueden remover con ácido oxálico pero ¡ojo! siempre es preferible evadir cualquier tipo de limpiador ácido, y si debemos recurrir a ello debemos cubrirnos totalmente con guantes, overall y hasta protectores para los ojos. Para hacer uso del ácido oxálico, debemos mojar el área manchada y frotar con movimientos circulares utilizando una almohadilla y cristales de ácido oxálico hasta que la mancha desaparezca. Enjuagar y remover cualquier residuo y dejar secar.

Así estas joyas una a una dan lugar a maravillas para nuestros pisos de las formas más eclécticas y singulares, para nuestras paredes creando patrones que desafían la neutralidad óptica e incluso para muebles empotrados que se vestirán de gracia y elegancia invitantes a cada pieza.

¿Te atreverás a cambiar tus pisos o paredes y decorarlas con mosaico de cemento hidráulico? Comparte tus experiencias, opiniones e ideas en nuestro...
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!