Una casa pequeña, económica ¡pero con todo!

Joelia Dávila Joelia Dávila
Google+
Loading admin actions …

El día de hoy nos refrescaremos en una de las hermosas playas de Brasil, y pasaremos un hermoso atardecer en una de las casas más interesantes que hayas visto, ¿no lo crees? ¡Sigue leyendo!

La casa de hoy es una vivienda tan increíble como genial, una casita de playa construida con materiales económicos pero con un diseño muy funcional, con todas las comodidades para pasar las mejores vacaciones junto a los seres queridos. Es una casa llena de color, de calidez, de sorpresas a cada paso, que mezcla texturas, materiales y espacios que se disfrutan a través de placenteros recorridos que comienzan al momento de tocar la puerta de la calle. Desde el umbral de la cerca, la maravilla nos sorprende: azulejos de colores enmarcando curiosas herrerías azules, macetas rosas, terrazas, jardines de grava, ¡hasta una hamaca frente a la puerta principal!

Las creadoras de esta preciosa obra arquitectónica son un par de arquitectas cuyas geniales ideas se expanden y fascinan: Arquitetando Ideias, ¡no dudes en conocer su trabajo, te encantará!

Si hoy tienes ganas de maravillarte, te invitamos a que te quedes a conocer esta hermosa residencia que parece inspirada en un sueño, para que te des un chapuzón de color ¡y sorpresas!

Un conjunto tradicional y muy colorido

Cierto es que el diseño general de la volumetría es un tanto tradicional: mampostería revestida, ladrillo, techo de madera a dos aguas y patio de adoquín. Pero la complicidad que se crea entre los materiales, el contraste entre los colores y la fluidez entre los espacios la hacen salir de lo convencional y deslumbrarnos.

La gama de colores nos invade en alegría, nos llena de energía y frescura. Las paredes principales están vestidas de azul claro, el cual se pierde entre el cielo que lo rodea. Las ventanas tienen celosías amarillas, como pequeños destellos de sol sobre cada apertura. Las tonalidades naturales de la madera en las puertas y la duela de la terraza deslumbran sobre el gris adoquín y la grava rosada. Y una serie de macetas en intenso color magenta engalanan los senderos de entrada y recorrido por el patio.

Sendero vivo

Después de pasar el día en la playa, nada mejor que regresar a casa y tumbarse en esta fresca hamaca bajo los rayos del atardecer. A simple vista parece contraproducente colocar este elemento exactamente frente a la puerta principal, pero en esta composición, la intención fue lograr una atracción más intensa hacia la casa y a la vez más informal, acogedora y colorida, ¡como si de un collar de caracoles se tratara!

Tras el umbral de la calle, un pequeño sendero de concreto nos encamina a través del jardín de gravilla y nos lleva hacia el deck del pórtico. Una serie de palmeras asentadas sobre llamativas macetas rosas nos acompañan en el recorrido.

Si tu idea es combinar economía y belleza en tu patio, visita 10 ideas económicas para patios y terrazas.

Un rincón para disfrutar

¡Momento! Absolutamente toda la casa es para disfrutarse, pero es que este rincón ¡es tan acogedor! Se trata de una esquina ubicada en el pórtico frontal, junto a la puerta principal. Un rinconcito confortable, con mobiliario construido con madera de reuso, cómodas colchonetas, macetas con coloridas plantas alrededor y una luz tibia alumbrando románticamente. ¡El lugar ideal para compartir las aventuras del día al caer la noche!

Por cierto, aquí puedes diseñar muebles de pallets ¡con mucho estilo!

Echemos un vistazo

Desde el caminito de concreto y antes de mecernos en la hamaca, esta es la vista de los interiores: mucha luz, mucho espacio, mucho color, ¡mucha vida! ¿Seguimos?

Área social

Imagina una fiesta en este lugar, ¡vaya que sería todo un evento! El área social cuenta con un gran espacio que se comparte entre el recibidor, la sala, el comedor y la cocina, los cuales se delimitan entre sí por medio de mobiliario: una larga barra de madera colocada detrás del sofá se convierte en barra desayunadora y separa la sala del comedor, que se ubica detrás de ella. El cubo central en delicioso color coral corresponde a la zona privada de la casa, pero al mismo tiempo marca la distribución de la cocina, la cual es un amplio pasillo que se observa desde la entrada.

El mobiliario se limita a la neutralidad entre colores grises y maderas oscuras, salvo algunos coloridos acentos como las sillas de cuadros, de rombos o la de mimbre amarillo. El techo desnudo permite apreciar la belleza de la madera que se cruza entre trabes y listones, y de la cual penden lámparas que iluminan sutilmente el lugar.

Aquí tienes 7 ideas para separar espacios de manera ingeniosa.

Detalles

La zona privada se separa de la social por medio de dos muretes de ladrillo decorativo, los cuales permiten una comunicación indirecta y compartir la luz a la vez que separan ambientes. El delicado tono rojizo de las piezas resalta sobre el blanco de las paredes, y los elementos decorativos alrededor engalanan maravillosamente.

La cultura del reuso y reciclaje es muy importante en este hogar, cosa que podemos ver en los muebles que se han diseñado a partir de pallets en desuso, y en las cajas organizadoras del mueble multimedia, que alguna vez fueron cajas de verduras y hoy son el toque contemporáneo y a la vez artesanal de este lugar.

Comedor y cocina

El comedor y la cocina ¡son simplemente encantadores! La gran pared del cubo color coral muestra ciertos desniveles que enmarcan fotografías e interesantes detalles de decoración. El techo de madera expone abiertamente su estructura sobre la larga mesa. La cocina, en cambio, es un poco más sencilla: distribuida linealmente, cuenta con lo mínimo indispensable para funcionar, y la verdad ¡no necesita más!

Bar y juegos

En la vista general de la casa podíamos apreciar una habitación abierta al fondo del patio, ¿cierto? Pues bien, esa habitación corresponde al bar y área de juegos de mesa. Es un lugar destinado para el ocio, pasar el rato con un buen dominó o juego de cartas, compartir frescos cocteles en la barra o preparar una carne asada o una pizza a la leña en el horno. El color y la hermosa textura del ladrillo se hacen presentes también en este lugar… ¿es que acaso hay algo que no tenga esta casa?

Una recámara para dormir ¡a gusto!

Este es uno de los dormitorios: el ladrillo se ha dejado aparente, al igual que algunos volúmenes al exterior y el cuarto de bar. En este caso, la rojiza textura crea un ambiente sumamente acogedor, antojable para posar la cabeza sobre alguno de esos cojines y dormir profundamente, mientras la cálida luz que entra por la ventana nos tuesta la piel.

Pequeños detalles decorativos llenan de color y vida el lugar: un buró rescatado, la delicada lamparita color naranja, el fuerte color amarillo de la ventana y la fotografía a la cabeza de la cama.

Atardeciendo

Para despedirnos, te dejamos con esta hermosa vista de la casa al atardecer, cuando las luces se encienden y destellan magia por todos los rincones. Un halo de misteriosa alegría impregna el ambiente y, como brisa marina, se nos cuela por todos los sentidos…

¿Qué te pareció este colorido diseño?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!