Almacenamiento: ideas para salvar espacio

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

El problema del espacio es constante. Tanto si somos asiduos minimalistas, es decir que apreciamos por sobre todo los espacios vacíos y mantenemos el mobiliario y accesorios al mínimo necesario, como si somos clásicos acumuladores que entendemos mejor la realidad a través de los objetos, así como la ropa ¡nunca hay demasiado espacio!

Y es que el espacio también es aire, por lo que cuando los metros se hacen cada vez menos, nos sentimos constreñidos y hay quienes sufren de claustrofobia por ello buscan inmuebles con patio, jardines o al menos verandas, porches o un balcón. En las ciudades, a menos que contemos con muy buenos ingresos, cada vez se vuelve más complicado tener espacio y, aunque antes hemos escrito algunos consejos sobre formas de almacenamiento para obtener espacio o bien objetos que nos permiten robarle espacio al aire, nunca es suficiente ; pareciera como si arquitectos y constructores dirigieran un experimento para descubrir cuál es el mínimo espacio en el que puede habitar un ser humano.

¿La respuesta? Evidentemente en muy poco, lo hemos comprobado con soluciones como el Loft en Madrid y lo vivimos diariamente en estos nuevos departamentos de 37 m² que proponen a sus habitantes la cuestión de ¿cómo incluir una cama matrimonial? Lo bueno es que en México, el promedio en altura en hombres es de 1.70 metros mientras que en mujeres son 10 centímetros menos aproximadamente, por lo que no somos realmente grandes como para no caber pero ¿queremos ver que intenten enclavar a un alemán en estos espacios? solo veremos colgar sus piecitos en mobiliario y golpearse la cabeza en los marcos de las puertas.

Pero el problema básico además de las dimensiones es la acumulación. Somos pocos los que apreciamos lo mínimo de lo mínimo; nos han enseñado desde niños a guardar TODO, desde la ropa que le puede quedar a nuestros hermanos, hasta los papeles que muchas gracias a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, hemos aprendido por las malas que hay que guardar los papeles de impuestos hasta por 5 años porque su sistema puede fallar de vez en mucho.

Existe la regla de ’lo que no has utilizado en un año, no lo volverás a utilizar’ pero esta regla por supuesto, cuenta con su excepción de Murphy, que precisamente al mes que te deshaces de esa cosa, resulta que la vienes a necesitar desesperadamente. No sabemos si es algo inconsciente pero lo que si sabemos es que pasa, así la pregunta es ¿dónde guardamos tanto chunche? Y aunque seguro hemos intentado de todo, es probable que hayamos dejado algunos espacios que ni siquiera sabíamos que estaban ahí y en homify quisimos darte unos consejos para aprovechar ese epacio invisible.

Debajo de la Cama

Estudio de estilo  por R3ARCHITETTI

¡Por supuesto que ya habías pensado en esto! Está claro, debajo de la cama pueden co-existir ciertos ecosistemas de objetos, papeles, polvo y hasta animalillos; en el pasado tan solo deslizábamos lo que fuera debajo de ella y por supuesto querer acceder nuevamente a esos objetos representaba barrer todo el piso con nuestro propio cuerpo.

Es por ello que los nuevos diseños en lugar de ser ese espacio entre cuatro patas, mejor incorporan como parte de la base cajoneras que se pueden utilizar para guardar la ropa de la misma recámara como sábanas, cubre-colchones, edredones, fundas y demás. Las mínimas desventajas serán:

1. Dado que las cajoneras se buscan amplias, provoca que las camas queden altas por lo que si eres de esos que suele luchar en sus sueños y rodar por toda la cama, ¡aguas! porque una caída de estos altos lugares puede despertarte dolorosamente.

2. Ojalá que contemos con un balcón bajo hacia la calle porque si debemos esconder a alguien debajo de la cama, a menos que sea contorsionista, deberá mejor saltar por la ventana a la mejor usanza de Mauricio Garcés ¡arroooooooz!

En la recámara de los pequeños

Recámaras infantiles de estilo moderno por MOBIMIO - Räume für Kinder
MOBIMIO – Räume für Kinder

Hochbett mit Kleiderschrank von dearkids

MOBIMIO - Räume für Kinder

Siguiendo un poco la idea de las cajoneras bajo la cama en nuestro primer ejemplo, aquí vemos que se llevó al extremo de tal suerte que el espacio bajo la cama es un pequeño armario con cajoneras y espacio para colgar camisas y pantalones, blusas y zapatero.

Pero no solo se aprovecha ese espacio, sino que los tres peldaños que se utilizan para acceder a la cama en sí, también son cajoneras que se pueden aprovechar para guardar la ropa interior, calcetines, pijamas y ropa de cama.

La mínima desventaja nuevamente es que si nuestro pequeñín es inquieto para dormir, le tomará un par de caídas el mantenerse en su lugar pero el espacio ganado y aprovechado bien vale un pequeño moretón, además de que lo pensarán dos veces antes de bajarse corriendo hasta nuestra habitación cuando no puedan dormir.

A través del Espejo

O mejor dicho detrás de la luna. Como sea suena literario y hasta metafísico. Este espacio viene de cajón en todos nuestros baños y lo solemos atiborrar de medicinas que usualmente no revisamos su caducidad, o bien de cremitas que nos regalan en las tiendas departamentales, y por supuesto artículos de tocador que solemos coleccionar por sus llamativos colores y empaques.

Así nos llenamos de peines, cremas, cepillos, colonias, maquillaje, navajas para rasurar, jabones y más. Pero lo importante es primero tirar todo lo que este caducado, es bueno hacer esto al menos una vez cada seis meses; segundo deshacernos de todo lo que de verdad no utilicemos, como esa crema ultra humectante cuando sufrimos de piel grasa y necesitamos una crema de humectación balanceada, o esas navajas de rasurar cuando nos han regalado una rasuradora; y tres, colocar en este mini-marmario, como el que se aprecia en la imagen que se mueve a un lado y a otro, los productos que utilizamos diariamente en nuestra rutina de belleza.

De esta forma aprovecharemos el espacio que se esconde a la vista de nuestro reflejo, y organizaremos mejor nuestra rutina de belleza.

Pero si se te hace muy complicado organizar y almacenar en el cuarto de baño, este libro de ideas es para ti.

Bajo la Escalera

Dicen que el Coco habita bajo las escaleras, y claro cuando vemos casas enormes cuyos espacios son más bien obscuros, no cuesta trabajo imaginar a ese monstruo que cada quien tiene en su cabeza habitando ese espacio, sin embargo en casas pequeñas o incluso en esos lofts con dobles alturas, las escaleras han demostrado ser un espacio abandonado que se puede aprovechar de la mejor forma posible.

Como vemos en la imagen, bajo la escalera se ha diseñado una especie de armario empotrado con cajoneras que permiten guardar varios o tantos objetos de la casa como sea necesario; así papeles, libros, ropa y esos objetos que no podemos tirar porque fueron un regalo hasta dentro de algunos años cuando quien nos lo regaló se olvide de ellos, pueden caber en este espacio tan singular y semi-invisible que liberará la estancia de objetos que no utilizamos diariamente.

Áticos y Techos

Cuando contamos con una habitación que originalmente estaba destinada a ser ático, sabemos que el techo le da una forma triangular que no siempre se puede aprovechar de la mejor forma. Generalmente suelen ser más chaparros y hasta para los no muy altos se pueden dar un buen golpe si no van con cuidado.

Sin embargo estos espacios se les puede buscar el modo. Como vemos en la imagen estas partes pseudo-inaccesibles pueden convertirse en armarios siguiendo su forma y adaptando puertas corredizas. Su forma inusual sirve incluso para darnos un sentido de orden, los espacios más bajos para camisas o pantalones, blusas o como zapatera, y las partes altas para trajes completos, vestidos y otros objetos.

Esta es una forma muy ingeniosa de ganar espacio que de otra manera habría quedado inútil.

En la cocina

Aquí se pone la cosa complicada, no solo hablamos de productos alimenticios frescos que se irán consumiendo diariamente y al final de la semana nos dejarán espacios vacíos que se rellenarán con la despensa, pero también productos secos y semi-perecederos como latas, frascos, botellas o envasados, sino también de los objetos necesarios para cocinar e ingerir los alimentos como vajillas, cubiertos, vasos y copas y electrodomésticos.

Sin embargo, en la cocina contamos con espacios de almacenamiento de origen, entre estanterías, esquineros, cajones y vitrinas, los muebles de la cocina son un catálogo de espacios de almacenamiento que ¡oh horror! tampoco es suficiente. Por lo que necesitamos ser más ingeniosos, y ¿qué tal cajones para guardar cubiertos bajo la plancha que conforma la mesa del comedor?

Esta no es una idea nueva, los muebles viejos de las abuelas contaban con cajones rústicos, de esos que no tenían bisagras deslizables pero finalmente eran cajones que se aprovechaban, la mínima desventaja es que con manteles largos resulta muy incómodo poder abrir estos cajones pues hay que subir la orilla del mantel, abrir el cajón, sacar lo que sea que requiramos, cerrar y volver a acomodar todo. Y si tenemos muchos invitados inesperados nos hará pensar dos veces antes de guardar cubiertos ahí.

¿Qué te parecieron estos espacios medio escondidos para almacenar? Comparte tus ideas y comentarios con nosotros en nuestro foro-debate
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!