Jardín / Terraza: Jardines de estilo minimalista por Región 4 Arquitectura

Cómo construir un cobertizo en tu patio en 7 pasos

Xochitl Díaz Xochitl Díaz
Google+
Loading admin actions …

En homify nos gusta todo lo que tenga que ver con arquitectura, diseño y decoración, pero si de algún tema en específico disfrutamos escribir y compartirte, es de aquello que puedes hacer con tu propias manos, ya que sentimos te inspiramos de sobremanera y motivamos para que tú conviertas esa inspiración en motivación, aspecto importante cuando tenemos las ganas de hacer algo por nosotros mismos, pero el nervio y la incertidumbre nos limita.

Lo grandes o pequeñas que sean esas creaciones dependen enteramente de ti, puedes crear desde unas diminutas macetas, hasta tu propio tejado. Así como lo escuchaste, la construcción de éste en el jardín es la misión de este libro de ideas, donde la mejor parte está en que puedes ver los resultados de forma rápida puesto que no es una tarea difícil. Una planificación adecuada es la clave del éxito.

Comencemos pues con esta media decena de pasos, y si te parecen sensacionales, entonces no te dilates, y ¡comienza a crear!

1. Elige el diseño adecuado

Cuando se trata de techos, la elección que puede tener frente a ti es bastante variada. Se puede elegir las tradicionales tejas, las cuales le dan ese toque de rusticidad y unión con la naturaleza de tu jardín, aunque también tienes otras alternativas igual de bellas y eficaces con una personalidad mucho más refinada y sofisticada, como madera, metal, aluminio. El diseño, procura se adapte a tu patio y espacio. Una vez elegido el diseño, haz un presupuesto, acudiendo a la tienda de materiales para construcción más cercana a tu domicilio.

2. Elección del mejor material para tu tejado

Los materiales más comúnmente utilizados para techos, son: paja, troncos, tejas, laminas. Todos estos tienen las cualidades de eficiencia y ligereza, ya que entre más grueso y pesado sea el material para esta parte, mayor solidez necesitas en los cimientos y esto puede representar menor trabajo de tu parte. Elige el que más se adecue al diseño de tu cobertizo, al estilo de tu patio, a tu presupuesto, pero algo también muy importante, al clima de tu región.

3. Suelo, medidas y cimientos

Antes de iniciar a construir, es importante que leas esto: 

El suelo será quien le dé toda la rigidez necesaria a tu construcción, así que antes que cualquier otra cosa, estudia bien sus propiedades, no sería bueno si tu estructura comienza a inclinarse después de un par de semanas, o con la primera tormenta fuerte se colapsa. Si la tierra de tu jardín es lo bastante sólida y compacta, entonces ya no necesitas más, quizá solo entrelazar la estructura de tu soporte para que adquiera todavía más resistencia…

Ahora que si tu piso está lejos de ser resistente, y contrario a esto, se caracteriza por ser pantanoso, fragmentado, o muy húmedo, lo mejor será cubrirlo con un piso; la aligación de cemento y hormigón, es una bomba de residencia, así que no está de más que la contemples.

Otra manera de hacer que la resistencia del piso sea mayor, es recurrir a los anclajes o alcayatas, que estando sumergidas en el suelo unos 70 centímetros aproximadamente, es suficiente para que impidan que los ventarrones jueguen con tu construcción.

4. ¡A construir la estructura!

Una vez contemplado el cimiento del tejado que estás por crear, es momento de que pienses cuidadosamente como vas a ensamblar toda la estructura, de entrada sabemos, debes ligar los pilares a los anclajes que hiciste previamente.

La madera como propuesta, es una de las mejores que te podemos hacer pues te aporta durabilidad, solidez, soporte y hasta belleza, con los cuidados adecuados. También está toda esa gamma de metales, donde por supuesto los más livianos son los mejores, y es que la resistencia la traen con el simple hecho de ser minerales, así que la ligereza no afecta, al contrario, es un factor a tu favor, ya que te permite un trabajo más sencillo y menos agotador.

5. El techo

La base está lista, los pilares se encuentran de pie, lo que significa que ahora es el momento para el techo. La forma más sencilla de realizar, si es la primera vez que te arriesgas a hacer una construcción con tus propias manos, es un techo plano. Pero si te quieres arriesgar un poco más, el techo conocido como dos aguas, es una gran opción, pues le da ese toque de variedad a la construcción.

6. ¿Quieres colocar ventanas?

Si la idea que tienes en mente no se conforma con tener un tejado, es decir, busca toda una estancia en la que la protección no sólo este arriba sino en todos sus lados. Para ello, una vez que tengas armado el techo, comienza a llenar de sustento su contorno, pues éste será el que detenga las ventanas que piensas tener como conexión pero también protección del exterior.

Algo que te puede ayudar aquí es apelar por un diseño de tejado pequeño, pues así también serán pequeñas las ventanas y la puerta, por lo tanto, el peso a soportar en la estructura es menor.

7. Cerrado o abierto al jardín ¡ahora sí a disfrutar!

Queda en tí la elección de si la entrada que te permita gozar del techo que fue creado por tus propias manos, es un bien definido hueco o, por el contrario, ésta tiene la protección de una puerta. 

Cualquier que sea tu elección, debes de realizar un marco, que elimine toda fragilidad en la entrada, pues que te deje pasar impide que esa área no tiene la misma solidez que el resto de los muros, sencillamente porque ahí no existe una pared. El material elegido para tu construcción, es la que determinará la manera en la que lograrás solidez en este espacio.

Ahora sí, ¿ya listo para construir tu propio tejado?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!