Jardines: 7 tips para construir una fuente

Ana Martinez Ana Martinez
Loading admin actions …

Tener un jardín o un patio es una gran ventaja en estos tiempos, es como tener un huequito de escape hacia la tranquilidad, pero a veces podemos sentir que algo nos falta para poder tener la relajación que tanto necesitamos, y para lograrla ¿no te encantaría poder escuchar el sonido relajante del agua cayendo en tu jardín o poder sentarte a observar cómo se van formando círculos cuando caen las gotas de lluvia, o cuando avientas pequeñas piedritas? Pues todo eso es posible teniendo una fuente en tu jardín, o en tu patio. Y lo mejor de esto es que es posible crear tu fuente de acuerdo a tus gustos y a tu presupuesto. Muchas veces encontramos diseños trillados en las tiendas, o algunas propuestas nuevas pero  a precios desorbitantes, pero para ayudarte a lograr la fuente que siempre has deseado, con la apariencia única y exacta para ti, hemos reunido algunos consejos que te ayudarán a construir tu propia fuente.

1. Busca el espacio y elige el diseño

Lo primero que necesitamos para poder instalar una fuente, es saber el espacio con el que contamos para hacerlo, y el espacio que utilizaremos. Generalmente pensamos que el espacio es un gran problema, pero en realidad es el paso más sencillo de seleccionar. Si tienes el espacio suficiente puedes convertir, de hecho, todo tu patio en una preciosa fuente, y hacer sentir a tus visitas que caminan sobre el agua con un diseño como el de esta imagen. Si tienes un espacio regular, divide tu patio en tres, y dedica una de esas terceras partes para colocar tu fuente; si el espacio es grande, entonces puedes utilizar las dimensiones que desees, recuerda que puedes lograr diseños circulares, cuadrados, rectangulares, o de cualquier forma que desees. Y si tu espacio es demasiado reducido, no debes desilusionarte, ¡puedes instalar un muro llorón o una fuente vertical!

Para iniciar, debemos elegir el material con el cual la construirás. Te recomendamos utilizar piedra, ya sea para la formación de la estructura, o como un complemento, pues esto nos ayuda a lograr una apariencia natural, y es un excelente complemento con el agua.

2. Las bombas

Ya que sabes cómo deseas que sea tu fuente, es momento de comenzar a comprar el material. Lo más básico será la bomba que nos ayude a hacer circular el agua. Existen dos tipos de bombas para las fuentes.

Las bombas sumergibles están diseñadas para que puedan sumergirse por completo en el agua, se colocan directamente en la fuente y son ideales para fuentes pequeñas. Las bombas de estanque centrífugas o externas son una opción confiable que te permite ahorrar energía, y se instalas en un lugar externo a la fuente, y son perfectas para fuentes grandes.

También debes comprar la herramienta necesaria para la construcción de la obra, para evitar estar deteniendo continuamente el proyecto por falta de ellas.

3. Comienza a excavar

Al igual que cualquier otro tipo de construcción, una bomba va a requerir que hagamos algunas perforaciones, aunque poco profundas, dependiendo del tipo de fuente, pero cuidando que quede con el espacio necesario para sentar las bases de la construcción, y también para la colocación de la bomba. Usualmente basta con excavar alrededor de un medio metro de profundidad, o menos, dependiendo del tipo de suelo que tengas, pues recuerda que debes nivelar el espacio.

5. Construyendo la base

Jardines de estilo clásico por Guido Ariotti
Guido Ariotti

Pavimento e fontana

Guido Ariotti

Para las fuentes hechas a mano, los diseños sencillos son los mejores, pues implican un trabajo más rápido. Así que si ya haz excavado lo suficiente, es momento de comenzar a construir tu fuente. Y para comenzar lo primero es construir la base,  con una mezcla de concreto, piedras y arena, pues por la humedad, la tierra simple podría comenzar a hundirse.

Si deseas construir una fuente como la de la imagen, en la cual el agua salga verticalmente, es necesario colocar dos capas de recubrimiento, complementado con piedras, y aplicar un sellador y un impermeabilizante, para evitar que con la humedad el diseño se vaya deteriorando. Así mismo, es necesario delimitar bien el perímetro, con la misma mezcla, creando como un pequeño pozo artificial en nuestro patio o jardín.

6. ¡A darle forma!

Ahora que ya tenemos la base para el proyecto, es momento de comenzar a darle forma. Comienza por construir el estanque, el cual puede ser fabricado con piedra, o puedes mandarlo a hacer con algún herrero, para lograr un diseño más moderno. Y después continua creando el cuerpo de la fuente. En este paso es importante trazar una ruta que esperamos siga el agua. Hay que considerar por dónde esperamos que brote el agua, cuál será su dirección y recorrido, y el lugar en el que se colocará la bomba para hacer que el agua circule. Puedes ayudarte de algunas piedras, o de otros elementos, que te ayuden a direccionar el agua, para crear un diseño más dinámico, o bien simplemente dejarla que siga su cauce natural, con sólo una salida de agua y el estanque de recolección.

7. La iluminación

Jardín Chipinque: Jardines de estilo moderno por InGarden
InGarden

Jardín Chipinque

InGarden

La iluminación de tu fuente puede ser de forma directa o indirecta. Puedes aprovechar el sistema de iluminación que ya existe en tu jardín, para iluminar los alrededores, y dejar la fuente como un complemento decorativo. O puedes convertir tu fuente en la protagonista del jardín, con un sistema de iluminación propio. Aunque está segunda opción implica un poco más de trabajo, te aseguramos que el resultado recompensará totalmente el esfuerzo.

Para esta opción, existen dos formas, iluminar la fuente desde adentro, o desde afuera. Pero cualquiera que sea la que decidas, recuerda que es muy importante permear toda la instalación eléctrica, par evitar accidentes, así que te recomendamos pedir ayuda de un profesional.

8. El toque final

Cuando ya hemos construido nuestra fuente, sólo nos falta darle una apariencia linda para comenzar a disfrutarla. Puedes lograrlo con elementos sumamente sencillos, como algunas tuberías viejas, un jarrón, y piedras de colores, como en la imagen. También podrías decorarla con un perímetro floral, algunas plantas acuáticas, peces, o simplemente dejar el diseño sencillo, y esperar a que el tiempo mismo comience a cubrir tus piedras de musgo, para lograr una fuente con una apariencia antigua y más romántica.

Y si te ha interesado la idea de una fuente en tu jardín, seguramente también te interesará cómo construir un estanque.

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!