Diez diseños rockanroleros para el hogar

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

Cuando pensamos en rock´n´roll recordamos a los Locos del Ritmo, los Teen Tops, Johnny Laboriel y por supuesto a caín, abel y el otro: Enrique Guzmán, Cesar Costa y Alberto Vázquez, sin olvidar al lado femenino como Angélica María. Claro que el Rey Elvis Presley siempre está presente y visualmente nos dejamos llevar por Semilla de Maldad y la belleza y virilidad del icono rockanrolero James Dean.

Pero la maravilla de los estilos musicales que trascienden y se convierten en movimientos y parte de la cultura es que traspasan los límites y no solo llenan nuestro oído, sino también nuestra vista, el olfato, el tacto y el gusto. ¿Cómo? solo pensemos en el patchouli para el olfato tan presente desde los 20s, en las crinolinas y el cabello engominado para el tacto y en las malteadas y hamburguesas al gusto.

¿Pero lo mejor? posterior al oído por supuesto, es ¡la vista! que se desliza entre colores, texturas y experimentaciones cuya descripción entendible en nuestra era sería de fresa en colores pasteles que terminaron por dominar incluso a la rebeldía inherente que profesó el rock´n´roll.

Y en homify quisimos llenarnos de nostalgia y compartir contigo el sentimiento por si eres de los admiradores del rock´n´roll.

La Rockola

Un verdadero clásico de la década de 1950 y hasta 1970, es el símbolo en el imaginario colectivo del rock´n´roll lollypop. Y, aunque podríamos pensarla como un clásico relativamente aburrido en contraposición a los sistemas de sonido actuales, quizá sería bueno pensarlo dos veces, ¿por qué?

Empecemos, en el pasado contenían una gran cantidad de viniles que ahora son piezas de colección. Con todos los avances que ha habido en la digitalización musical que ciertamente ha hecho más sencillo el transporte y transmisión musical, jamás podrá sustituir la magia que invade la colección y la felicidad que brinda al coleccionista. Ademas que, recordemos que las colecciones son la forma que tienen los seres humanos de hacer sentido el mundo y la realidad que viven por lo que no podemos despreciarlas, físicas o emocionales.

Por otro lado, la rockola fue una innovación fuera de lo común al no solo reproducir la música sino también ser un objeto decorativo con luces que debía pensarse para incluirse en el diseño. Si no nos creen ¿de dónde creen que ha salido la tendencia de hacer los sistemas de sonido con luces de colores en la actualidad? ¡De la vieja rockola! que nunca pasará de moda porque en su clasicismo guarda su atemporalidad.

Si para ti la música es más que un gusto, te representa y dice quien eres más allá de las palabras, este libro de ideas sobre decoración basada en estilos musicales, es lo que estás buscando.

Re-Utilización de Vinyl

Hay quien pensará que esto es un insulto, y ciertamente cuando pensamos en que una de las maravillas del coleccionismo cae en las piezas únicas y difíciles de encontrar, pensar en tomar un disco de vinilo y convertirlo en otro objeto, es decir, en darle otra función más allá de su original, ciertamente crea varios cuestionamientos para el más purista.

Sin embargo también sabemos que hay ciertos vinilos que no merecen estar en nuestras colecciones personales, finalmente el gusto se rompe en géneros y el álbum de cierto artista quizá haya sido un error de juicio en primer lugar. Si este es el caso, siempre podremos re-utilizarlo y darle una nueva vida cuando al parecer, la suya no es que haya terminado sino que decidimos terminarla.

Así, esta idea no es de lo más original pero si es mucho mejor que deformar el vinilo para convertirlo en un cenicero. ¿Qué mejor que transformarlo en un reloj de pared? Con su negro profundo laqueado brinda una sofisticación atemporal de igual forma y una cierta elegancia interrumpida. Y si queremos vernos más creativos, siempre podremos optar por pintar sobre ellos con acrílicos y obtener piezas únicas que trascienden al mal gusto musical.

El comedor

¿Recordamos la película Vaselina? Uno de los lugares favoritos de reunión de los chicos era la cafetería con sus colores pastel y luces fosforescentes. Y en la nostalgia habrá los que se decanten por esta opción para su comedor ¿por qué?

Sencillo, cuando vemos estas películas siempre están llenas de la vida de los suburbios y el sueño americano, de la felicidad más allá de la rebeldía, no por nada el cine en ese momento era aleccionador. Así, la cafetería se relacionaba con la escuela, con el buen comportamiento, un poquito de rebeldía al momento de empezar a recortar las faldas y enseñar un poco de espinilla y por supuesto de los chicos atléticos y la vida color de rosa.

Es normal que se quiera revivir lo que no se vivió o simplemente engolosinarse en los colores y la satisfacción del algodón de azúcar y la tarta de cereza con malteada de vainilla.

El refrigerador

Y bueno, si ya empezamos con el comedor ¿por qué no seguir con los demás muebles de la cocina? Así encontramos el refrigerador que almacenará nuestra comida con estilo americano.

Un refrigerador de puerta de acero cromado se engalana con una ilustración hecha mediante aerógrafo clásica de la época del rock´n´roll en el modelo de mustang en un café a la orilla de la carretera como una reminiscencia del film noir de unas décadas atrás pero con una visión más brillante y hasta esperanzadora del sombrío y lánguido futuro.

Y con todo y su porte semi-antiguo, este refrigerador fue construido bajo el esquema de energía A++ que responde a las exigencias en materia de energía y respeto al medio ambiente.

El Bocho

En la historia de la cultura popular de México viene lacrado el clásico Bocho, un automóvil que traspasó las fronteras alemanas y se incrustó en el inconsciente e imaginario colectivo del mexicano a tal punto que muchas vidas no serían las mismas si no fuera por este singular medio de transporte.

Producido desde 1938 y hasta el 2003, el bocho alcanzó fuera de México su punto máximo en la década de 1950 aunque sabemos que en nuestro mágico país nunca cesó sino hasta la llegada del chevy y hoy un clásico de colección sostiene el título de modelo más vendido en el mundo.

Y es por ello que entendemos que los modelos que aún queda por ahí, si ya no pueden andar, se retomen para re-utilizarlos como en la imagen en la base de una cama que permita a su antiguo dueño o a su nuevo propietario, el experimentar en alguna forma, la exhilarante fascinación que nació de este carro: en su indomable resistencia y por supuesto ahorro en todos los sentidos.

Lámparas de Tulipán

Quizá no muy usual en México, sin embargo la Lámpara de Tulipán fue un clásico de la época rockanrolera en los suburbios americanos. Así denominada por su pantalla en forma de tulipán y su luz en colores pasteles se retoma para hacer una versión más moderna con el tiempo y se combina perfectamente con un estilo más escandinavo.

Mesa de Riñón

Otro clásico que quizá hemos visto de vez en cuando en alguna tienda de antigüedades, o algunos con más suerte en la casa del tío psicodélico o los abuelos con onda, es la mesa en forma de riñón.

Literalmente con la forma de un riñón o de un frijol un poco deformado, se ha retomado su singularidad y re-trabajado en diferentes materiales y texturas para hacer de un clásico una versión más moderna.

Butacas de colores

Salas de estilo  por artprodeko
artprodeko

Cocktailsessel mit Bogenmuster gelb-grün

artprodeko

Los años 50s estuvieron rodeados de color y de cine. Las películas que se proyectaban en grandes lotes donde uno podía acudir con su automóvil, pero también en las salas de cine donde hubo quienes causaron los suficientes desmanes como para prohibir películas como El Rey Criollo y Semilla de Maldad de ser proyectadas para no enardecer o mal influenciar a la juventud.

Pero algo que siempre caracteriza a las salas de cine son sus butacas que traspasaron el lugar y se posaron en nuestros hogares como la adaptación que vemos en la imagen. Una butaca-silla extermadamente cómoda por su acolchamiento, es otro clásico rockanrolero en nuestras salas de estar.

Lámpara seca

Salas de estilo ecléctico por Onkel Edison
Onkel Edison

Friseurlampe himmelblau – Upcycling Design

Onkel Edison

Si alguna vez hemos entrado a esos antiguos salones de belleza de la Colonia Polanco o en la Clavería por ejemplo, encontraremos estas maravillas ¡aún en uso! La secadora de pelo que, modernizada es un clásico de las peluquerías, es un icono de la vanidad y la persecución de la belleza bajo ciertos estándares.

Y en la década del rock´n´roll fue un hito si no ¿cómo le hacían para mantener ese cabello abultado y en perfectas condiciones? Por ello, los diseñadores se dieron a la tarea en esa influencia de diseño de re-utilización, el dar una nueva vida a esta secadora y convertirla en una lámpara que se verá bastante inusual y singular en cualquier de nuestras habitaciones.

¿Loco por las lámparas? Checa este libro de ideas que te va a dar mucho en que pensar.

Vajilla

Y para terminar este recuento en la nostalgia, cerraremos con un símbolo de unión: un plato de porcelana china que fue la regla en las reuniónes de aquella época de la familia acomodada o incluso la que no lo era tanto pero que pretendía en la persecusión del sueño americano.

Los abuelos aún los conservan y hay quienes han hecho de su misión el coleccionarlos como reliquia familiar, nuevamente, la colección nos dirá quienes somos y como llegamos aquí.

¿Qué pieza te gustó más y se adapta mejor a tu hogar? Comparte tus opiniones y comentarios en nuestro foro-debate
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!