¿Cómo cambiar el aspecto de las salas y vestíbulos? Retapizado es la palabra clave

Homify GmbH Homify GmbH
Google+
Loading admin actions …

Dice la diseñadora Mariangel Coghlan que un cambio de color puede hacer maravillas, y cuando hablamos de muebles como los sillones, los sofás o las sillas acolchadas, la mejor forma de darles una nueva vida es mediante el retapizado.

Efectivamente, uno de los espacios que invitan a socializar y conectar es la sala, estancia o salón, además de ser generalmente el lugar que nos recibe al ingresar a nuestro hogar por lo que el viejo sillón usado y, admitámoslo destartalado en el mejor de los casos o con una cobertura mal hecha en el peor ¡o plástica!, no es precisamente la visión que nos pone de buen humor y nos recuerda que por fin llegamos a nuestro lugar seguro.

Por ello hay varias cosas que considerar antes de decidirnos por retapizar nuestros muebles; en primer lugar la antigüedad, hay mobiliario demasiado viejo que quizá redituará por más tiempo el adquirir piezas nuevas que simplemente retapizar. Por otro lado hay que considerar el tipo de telas en el mercado, las texturas y estampados y por todo esto, en homify quisimos hacerte la vida más sencilla y abordar dudas comunes al momento de decidirse por retapizar.

Pregunta: ¿Cuándo merece la pena retapizar los muebles?

Salas de estilo ecléctico por Adele-C
Adele-C

ZARINA BABY

Adele-C

Si hemos visto, aunque sea en películas el Cine Opera, no podremos negar que es una pieza de arte arquitectónico. Con su imponente fachada y sus dos musas que nos reciben, inspira a recorrer su interior, si este aún estuviera abierto al público. Desde el temblor de 1985 el Cine Opera quedó resentido y con el uso posterior y su inducción al mundo de los conciertos, ha quedado en deplorables condiciones que le impiden volver a ser utilizado más se alza aún royal y orgulloso. Y es bien sabido que intervenir el inmueble requeriría una inversión económica muchísimo más grande que la que requeriría derribarlo y reconstruirlo.

El mismo fenómeno aplica al mobiliario, algunas veces ya está tan viejo que la inversión en su retapizado o intervención será muchísimo mayor que simplemente adquirir una pieza nueva contra el tiempo que durarán en buenas condiciones. Por ello, para que el trabajo valga la pena hay que suponer una regla aproximada, si el tapizado supera el precio total del mueble en un 40% es preferible invertir en uno nuevo.

Por otro lado también hay que analizar la posibilidad de dar una nueva vida a las piezas, como en la imagen, unos sillones de corte más bien clásico, han sido intervenidos juguetona y desenfadadamente con colores vibrantes para darles ese toque moderno y traerlos mucho más acorde a esta época.

Comedor de estilo  por Standrin
Standrin

Klash Chairs

Standrin

Claro que hay ocasiones en que las piezas son realmente antiguas por lo que calcular su valor es más complicado ya que entran en juego otros factores como las experiencias vividas que transforman la pieza en algo más allá que una silla, o un sillón, sino en un recuerdo atemporal y huella de nuestra identidad.

Si este es el caso debemos evaluar más allá del material textil, como en la imagen, en caso de sillas de estructura de madera, habrá que restaurar las partes afectadas y posteriormente darles una capa de pintura y barniz. Entonces ¿por qué no hacer algo diferente y radical?

Este conjunto de sillas clásicas ha sido intervenido psicodélicamente al optar por una paleta de colores vibrantes y un cambio en la tapicería con texturas singulares. De esta forma estas sillas han pasado de presidir salones antiguos y olor a naftalina a ser las princesas de comedores modernos.

¿Lo tuyo son los comedores? Checa este libro de ideas que te dará más que inspiración.

Pregunta: ¿Cómo elegir el material?

Efectivamente, la buena noticia es que hay muchísimo de donde escoger, la mala es que hay tanto que podemos perdernos un poco. Por ello al elegir el material hay ciertos factores a considerar que nos harán más sencilla la elección y el camino hacia lo más adecuado.

Para empezar habrá que pensar en el uso que vamos a hacer de la pieza, porque no es lo mismo retapizar una butaca para una entrada que se utilizará esporádicamente cuando alguien esté esperando por nosotros o viceversa que un sillón en la sala o en la recámara. Así, para el primero podemos optar por una tela más delicada mientras que para el segundo habrá que tener en cuenta la resistencia y facilidad de lavado. Lo ideal es tapizar los sillones con lona, lino grueso o telas sintéticas que, a diferencia de las telas de algodón que se desgastan rápidamente, presenten durabilidad frente al uso constante.

Pregunta: ¿Qué hay de los colores?

Una vez resuelto el dilema de la tela es importante considerar los colores porque lo último que queremos elegir será blanco, a menos claro que estemos enamorados del minimalismo y planeemos no tener visita alguna que pueda manchar el impoluto color.

Pero lo importante es pensar en el diseño que tenemos en mente, y si no hay diseño como tal al menos ver la paleta de colores que viste nuestros salones para optar por colores que, o bien se mimetizen y coordinen, o bien contrasten vibrantemente. Una idea para no errar es pedir muestras de las telas para compararlas en casa y comprobar su efecto in situ.

Y cuando por fin hemos podido escoger el color la pregunta es ¿cuántos metros debemos comprar? Por supuesto que si contamos con la ayuda de un profesional, sabrá exactamente la cantidad que habrá que adquirir y quizá hasta pueda conseguir los materiales a un mejor precio. En números aproximados, se requieren entre 10 y 12 metros para un sofá de dos plazas, 14 y 16 metros si es de tres, 2 o 3 metros para butacas y tan solo 1 metro para cada silla, dependiendo si solo se tapizará el asiento o también el respaldo.

La mejor opción para la tela sobrante siempre será re-utilizarla, como en la imagen, que con la tela extra se ha creado un cojín que combina super ad-hoc y da un toque de finura y elegancia.

Pregunta: ¿Qué hay de los estampados?

Salas de estilo moderno por Anne`S Shabby Chic
Anne`S Shabby Chic

Chippendale Sessel

Anne`S Shabby Chic

¡Claro! es muy sencillo optar por colores, no es que la decisión sea más fácil pero si suele ser más llana al menos. Cuando hablamos de estampados la cosa se complica porque estos pueden chocar con la decoración general de la habitación o simplemente causar un efecto totalmente opuesto al deseado una vez que recubren ese sillón o sofá.

Es por ello que hay que considerar muy bien la figura, el diseño de la pieza para no terminar retapizando un sillón clásico con estampado de animales, lo que queremos es mantener la línea y continuar pero si nos encanta lo radical también podemos optar por lo atrevido sin caer en el kitsch.

Para ejemplificar, en la imagen podemos apreciar como los estampados determinan el estilo del mobiliario. Por un lado estas butacas de línea más bien barroca con patas cabriolé y alto respaldo han sido retapizadas con un estampado moderno y hasta juguetón de formas orgánicas brindándole un estilo vintage hip.

Pregunta: ¿Cómo puedo mantener el retapizado?

Salas de estilo ecléctico por A Rum Fellow
A Rum Fellow

Caterina Ikat Wing Chair

A Rum Fellow

Retapizar los sillones es como estrenarlos, y como cualquier objeto nuevo lo trataremos con mucho cuidado al principio, pasaremos por la etapa de acostumbrarnos y terminaremos por casi olvidarlos. Es decir, los primeros meses cuidaremos de no mancharlos, de mantenerlos limpios hasta que se graben en nuestro inconsciente y empezaremos por dejar algunas mirusitas, luego una que otra mancha hasta llegar a los desperfectos y estaremos nuevamente enfrentando el problema original.

Por ello ¿por qué no mejor acostumbrarnos a tener una rutina de belleza para nuestro mobiliario? Independientemente de la tela que hayamos elegido, siempre es recomendable pasar la aspiradora una vez a la semana o cada quince día para evitar que el polvo se acumule en la superficie. Pero, si la tela es muy delicada como la que se puede apreciar en la imagen donde los estampados están bordados y pasar la aspiradora podría arrancarlos con todo y el polvo, siempre es mejor sacudirlos con una tela más gruesa, o escoger un cabezal menos agresivo para la aspiradora y la tracción más suave.

Si lo tuyo son los sillones con estilo singular, checa este libro de ideas que te dará mucha tela de donde cortar.

Y por supuesto ¿qué tal si evitamos comer en la sala y mejor comemos en el comedor? Eso es más sencillo decirlo que hacerlo porque siempre invita un pachón sillón el sentarse a ver la tele y comer algo mientras disfrutamos y nos relajamos. Por ello si no podemos evitar la tentación y sucede un accidente, lo mejor es enfrentar el problema inmediatamente antes que la tela termine por absorber completamente la salsa, el aceite o el líquido que sea que se haya derramado. Lo ideal es utilizar un limpiamanchas en seco y frotar suavemente con un paño.

Pero todo depende del tipo de tela, por lo que, si vas a elegir, es mejor optar por la más sencilla de limpiar y cuando llegue la temida mancha que seguro llegará con el tiempo, estaremos más que agradecidos por haber seguido el consejo.

¿Dispuesto a retapizar? Comparte tus experiencias e ideas con nosotros en nuestro foro-debate
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!