Arturo Campos Arquitectos

Arturo Campos Arquitectos

Arturo Campos Arquitectos
Arturo Campos Arquitectos
Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de Privacidad y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro
¡Enviado!
¡El profesional te contestará a la brevedad!

Casa de la Luz

La Casa de la Luz, ubicada en Santa Lucía, es una imagen clara de la belleza que pueden alcanzar los espacios pequeños, con la ayuda de la luz, el agua, los colores y las texturas.

Es el resultado de la intervención en una antigua y muy deteriorada casita del centro de la ciudad, que constaba de cuatro pequeños cuartos con un baño y un patio trasero de 24 m2; toda la casita tiene un terreno de 8m de frente x 15 de fondo.

Dado el mal estado de la casa se decidió una intervención completa, rescatando la estructura general de la casa y algunos pisos de pasta antiguos que fueron levantados y colocados nuevamente en su sitio original.

Desde el principio la idea del proyecto fue crear un espacio muy acogedor, y contrarrestar lo pequeño del espacio con elementos que la hicieran parecer de mayores dimensiones, guardando la  calidez espacial.

Se conservaron las cuatro habitaciones en la planta baja distribuidas en las dos primeras crujías y que conformaban la estructura original de la casa, solamente transformándolas en uso.

Estas cuatro habitaciones de la planta baja están decoradas con pinturas en las paredes, hechas a mano y que le dan un toque de elegancia al interior, además de que la iluminación artificial acentúa los espacios y sus elementos decorativos.

El elemento más importante de esta casa y que sirve como el centro de la actividad así como el lugar donde se genera la luminosidad de la casa es el patio posterior.  Como fondo el gran muro de piedra vista de 10 metros de alto y que parece transformar la luz, difundiéndola desde arriba a medida que se refleja en el muro de piedra.

Este gran muro de piedra es el fondo que cobija la pequeña piscina, creada como zona de relajación con una cascada que se filtra a través de una piedra muy grande a manera de caverna; el sonido de esta pequeña cascada y la vegetación de las jardineras que la rodean crea la sensación de relajación y descanso; la piedra que conforma la fuente dado su peso y tamaño se colocó con una grúa al momento de la construcción de la casa.  En este jardín posterior además del gran muro de piedra y la piscina con la cascada hay una terraza con tejabán que da el toque más delicado al descanso en este espacio. Se convierte en un lugar para descansar, platicar, comer, jugar, al tiempo que se admira la luz que se difunde por la piedra del muro y el sonido relajante del agua se escucha de fondo.

En la parte alta, la gran recámara principal cuenta con dos terrazas, una con tejaban que mira hacia la piscina y el muro de piedra, haciéndola un espacio de transición entre la zona pública de la casa y la zona privada. Y la terraza que mira a la calle, un espacio más amplio donde se admira la ciudad desde arriba.

La recámara principal con baño y jacuzzi es un espacio muy acogedor, de colores cálidos.

En general en la casa se buscó el máximo aprovechamiento del espacio que, siendo pequeño, exigía el uso adecuado de la iluminación natural y artificial, los colores en la casa son cálidos, las texturas las proporciona la piedra y los elementos de madera. La decoración está enriquecida por frisos hechos  a mano que decoran las paredes de las habitaciones. El sonido de la cascada combinado con los reflejos de luz de la pared de piedra de fondo van transformando el espacio interior en las diferentes horas del día; la piedra se transforma en matices de colores conforme avanzan las horas y crea un espacio muy rico en sensaciones visuales  y un espacio muy acogedor y espiritual.

Admin-Area