jesus rubio arquitectos

jesus rubio arquitectos

jesus rubio arquitectos
jesus rubio arquitectos
Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de Privacidad y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro
¡Enviado!
¡El profesional te contestará a la brevedad!

Plaza de las lágrimas

El origen de la propuesta que finalmente se plantea para ser construida, hay que buscarlo en la fisonomía última del enclave a principios del siglo XX. En aquel entonces esta confluencia de calles era un pequeño desahogo, donde los caminantes podían sofocar la sed en la antigua fuente que lo centraba.

De aquel momento a la fecha, sus dimensiones se habían visto reducidas por la estricta dictadura del automovil. Por otro lado, la colocación en los años 50, de un pequeño retablo dedicado a la Virgen venía a sustituir la fuente primera por esta otra, ahora espiritual. De nuevo, centro.   

Lo que se pretende con la propuesta es devolver el carácter original a la plaza. Por un lado se amplia el área efectiva de recreo, se intenta incorporar -sin éxito- de nuevo una fuente, y se reconoce el carácter religioso para una parte importante de la población- que tiene este rincón dirigiendo las trazas del pavimento hacia ese frente. Se resuelve la plaza mediante un material cerámico, ladrillos klinker de gran resistencia al tránsito, en color albero, unas piezas que funcionan como grandes bancos- en el mismo material y una solución de arbolado que con el tiempo pueda crear la sensación de una pequeña nave civil al aire libre.   

La fuente finalmente se rechaza por parte del promotor-por tener excesivo mantemiento-pero se mantiene la solución de arbolado, singular, donde se va a emplear distintos ejemplares de citrus aurantium, cocos plumosos y una butia capitata.   

Contra la excesiva pavimentación, que lleva a asfixiar a los árboles, se rematan los alcorques con arena albero. Se encinta la plaza con un adoquín prefabricado coloreado en masa, también en ocre, y se rematan las bancas con piezas de mármol de 5 cm de espesor.   

Por último, en cuanto a la iluminación, se instala una farola de dos focos, uno dirigido al área central y otro hacia el antiguo retablo que también se recupera.

Dimensiones totales
246 m² (Área)
Lugar
Ciudad Real

Admin-Area